(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Francia goleó por 4-2 a Croacia y obtuvo su segundo título de Copa del Mundo de la FIFA. En París se festejó a lo grande: miles de franceses salieron a las calles y se congregaron en el Arco del Triunfo para celebrar el título mundial que coloca a una joven generación que acaba de eclosionar en la cima del planeta fútbol. Pero la alegría, como ocurrió tras la victoria ante Bélgica en semifinales, dejó lugar a los disturbios y a la violencia en Champs-Elysees.

 


Fuente: El Canciller (@elcancillercom)

Un importante grupo de aficionados chocó con la policía, horas después de que la misma decidiera cerrar la Torre Eiffel por temor a un ataque terrorista. El operativo montado contó con cerca de 12 mil miembros, que se cruzaron con algunos hinchas que arrojaron piedras. La respuesta policiaca fue feroz.

Gases lacrimógenos, corridas entre hinchas y policías y golpes se volvieron los elementos protagonistas de la escena. Algunos alborotadores se subieron, incluso, a un camión de bomberos. El desenlace era cantado. Los acontecimientos también se dieron en el norte del país, donde se destrozaron automóviles y locales.

En el Arco del Triunfo, la alegría seguirá siendo alegría. Pero, desafortunadamente, empañada por los lamentables hechos que tuvieron lugar en medio de los festejos en la capital francesa. Una pena.