Banfield y San Lorenzo no pasaron del cero en el Sur y, el empate, puede ser un buen punto de partida para los azulgranas. Diego Braghieri, defensor de los recién llegados, fue el capitán del elenco de Diego Dabove, en una decisión que tuvo mucho de respaldo.

¿El motivo? Tras su expulsión en el empate 1-1 ante la U de Chile, el defensor recibió amenazas y se descargó en el post-partido: "No pienso en lo que pasó en la semana, muchos colegas de ustedes han dicho muchas cosas sobre mí. He tenido amenazas. Mi forma de jugar siempre fue así, no soy mala leche. Jamás en mi vida iré a lastimar a un compañero, pero juego al límite desde el primer entrenamiento hasta el último partido y así será toda mi carrera".

SportsCenter on Twitter

 

El ex Lanús y Atlético Nacional, incluso, fue más allá: "Las últimas 72 horas fueron complicadas desde lo personal. Mi familia recibió amenazas, pero bueno no quiero entrar en eso. Quiero agradecerle a mis compañeros y al cuerpo técnico, porque hoy otra vez estoy adentro y portando la cinta", cerró. San Lorenzo se juega el miércoles gran parte del semestre en la revancha ante la U, partido que Braghieri verá desde afuera.