(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) El 14 de mayo de 2015 se jugaba la revancha de los octavos de final de la Copa Libertadores en la Bombonera. River había ganado en la ida por 1-0, y debía defender el resultado en el estadio Xeneize, aunque el partido debió ser suspendido por un papelón.

Los dirigidos, en ese entonces, por el Vasco Arruabarrena afrontaban el encuentro con la ilusión de poder revertir el resultado con su gente. Luego de un primer tiempo finalizado en 0-0, la presión para el local estaba en tener que buscar el gol en los 45' restantes. Sin embargo, el Panadero, llamado Adrián Napolitano, con otras cuatro personas más, lo impidieron.

Los jugadores de River se disponían a ingresar al campo de juego por la manga para disputar el segundo tiempo, pero algo los sorprendió. Fueron atacados por el 'Panadero' con gas pimienta, lo que derivó en la suspensión del encuentro. La imagen de los jugadores, visiblemente afectados, fueron contundentes y recorrieron el mundo. Varios jugadores llorando, Biscay corriendo a hablar con el árbitro Darío Herrera, la imagen de Rodolfo D'Onofrio corriendo ingresando al campo de juego para intervenir... 

Se cumplen cinco años del clásico de Libertadores que quedó marcado por el gas pimienta
Se cumplen cinco años del clásico de Libertadores que quedó marcado por el gas pimienta

También se recuerda la imagen del Vasco Arruabarrena, discutiendo con el presidente de River, mientras los hinchas seguían cantando y cargando al rival, en una realidad en la que parecía no notarse lo que ocurría dentro del verde césped.

Todas escenas que quedaron marcadas en las retinas de los presentes y los televidentes. El árbitro marcó la suspensión del encuentro una hora después del incidente. Horas más tardes, River viajó a Conmebol para presentar las pruebas médicas y, días después, la Confederación tomó su decisión: descalificar a Boca y darle por ganado el partido a River por 3-0.