(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Megan Rapinoe rompe todas las barreras. Todas. Políticas, deportivas y hasta socioculturales. Y lo ha vuelto a hacer durante y después de la final de la Copa del Mundo que disputaron Estados Unidos y Holanda: fue campeona, goleadora y mejor jugadora del Mundial que tuvo lugar en Francia. De paso, antes de la final, le tiró un palazo a FIFA por ampliar la disparidad hombres-mujeres.

“Si realmente te importa, ¿dejas que aumente la brecha? ¿Programas tres finales en el mismo día? No, no lo haces. ¿Permites que las federaciones tengan a sus equipos jugando dos partidos en los cuatro años entre torneos? No, dijo Rapinoe.

A eso me refiero cuando hablo del nivel de atención, necesitas atención y detalles y las mejores mentes que tenemos en el fútbol de mujeres, ayudándolo a crecer cada día", manifestó la futbolista.

¿No es suficiente? Por si fuera poco, Rapinoe y sus compañeras le cerraron la boca a Donald Trump. El presidente de los Estados Unidos, del cual Rapinoe es una ferviente opositora, había dicho que las jugadoras debían ganar antes de hablar. Tras la consagración, felicitó a las campeonas.

“Felicitaciones al equipo de fútbol femenino estadounidense por su victoria en la Copa del Mundo. ¡Un partido bello y emocionante, Estados Unidos está orgulloso de todas ustedes!", indicó el mandatario en su cuenta de Twitter. Poco más que agregar.

 

Donald J. Trump on Twitter