(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) La derrota 3 a 0 de Argentina frente a Croacia fue un cachetazo de realidad para las aspiraciones del equipo nacional en Rusia 2018. Un equipo con poca capacidad resolutiva tanto en ataque como en defensa a lo largo de la era comandada por Jorge Sampaoli.

No obstante, queda una chance para alcanzar los octavos de final. Nigeria venció a Islandia y se convirtió en el escollo a superar para pasar a los octavos de final. El conjunto africano contra el que chocamos desde 1994 en Mundiales (con excepción de Francia ‘98 y Alemania '06) es la última chance.

Pero ¿cómo juega Nigeria? Luego de la participación en Brasil 2014, el plantel africano vivió una profunda renovación que lo trajó a la cita mundialista en Rusia como el equipo con menor promedio de edad del torneo: 24.9 años. 

En África, manda con una comodidad asombrosa ya que hace 36 partidos que no pierde en Eliminatorias. De hecho, sólo empató tres en su camino para este Mundial. Entre sus futbolistas más importantes se destacan Victor Moses, un volante ofensivo que se desempeña en el Chelsea; John Obi Mikel, quien luego de un paso extenso en la Premier League decidió exiliarse en China; Kelechi Ilehanacho, joya del ataque nigeriano que comenzó desde el banco de suplentes ante Croacia; Ahmed Musa, atacante del CSKA Moscú y Alex Iwobi, promesa del fútbol internacional que se destaca en Arsenal.

 

 

Si bien cada vez que Argentina se enfrentó a Nigeria fue triunfo para el combinado albiceleste, el último duelo dejó más dudas que certezas. Con la ausencia de Messi, los africanos se impusieron 4 a 2 en Krasnodar el 14 de noviembre de 2017. El partido comenzó 2-0 gracias a los tantos de Agüero y Banega, pero ráfaga en la segunda mitad dejó un resultado para el olvido. Doblete de Iwobi, Iheanacho e Idowu marcaron los goles que exponían la fragilidad de una línea de tres poco trabajada por el cuerpo técnico.

Ante Croacia en el debut de Rusia 2018, la apertura del marcador se produjo a los 32 minutos del partido con un gol en contra de Etebo y desde ahí los croatas comenzaron a manejar los hilos del juego, teniendo a Luka Modric de eje principal. La falta de un arquero de primera línea y calidad tanto en los defensores como mediocampistas centrales aparece como una de las principales carencias del conjunto africano. Le cuesta defender en campo propio y las transiciones de contraataque rivales suelen perjudicarlo con profundidad.

 

 

Todo lo contrario resulta el ataque. Posee variantes y futbolistas con potencial para destacarse en el primer nivel del fútbol europeo. La juventud se combina junto a la experiencia de Mikel y Moses para transformarse en un equipo impredecible que puede convertir un gol cuando menos se lo espera.

La disciplina táctica de Islandia podría ser un escollo muy difícil de superar para la inocencia que siempre se nota en los equipos africanos. Aunque el desparpajo de sus atacantes, aún, nos dan cierta esperanza. Solo resta esperar.