(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) San Lorenzo continúa con una delicada situación financiera. Como viene informando Doble Amarilla, son varios los hechos relacionados con complicaciones económicas en la entidad azulgrana. Ahora, se sumó una nueva muestra: Varsky Sports, en una investigación realizada con base en los registros del BCRA, reveló que el club de Boedo emitió cheques sin fondos por más de $27 millones en 2019.

El mismo informe señala que el monto acumulado de los cheques sin fondos asciende a $27.750.614,45 en 2019. La cantidad de cheques asciende a 25, de los cuales fueron abonados dos por $5.385.351,70, es decir, el 19,41% del monto total. Los cheques rechazados por falta de fondos van del 15 de abril al el 17 de julio del corriente año.

 

 

 

 

 

¿Qué dijeron desde San Lorenzo? Varsky Sports publicó una aclaración, indicando que fuentes del club aseguran que la situación con los cheques rechazados tuvo que ver con la caída de un acuerdo para girar en descubierto con el Banco Provincia. A su vez, señalan que se resolverá favorablemente en los próximos días.

El interrogante que surge es por qué se cayó el acuerdo con el Banco Provincia. ¿Tendrá que ver con que la situación financiera de San Lorenzo está vista por las entidades bancarias como riesgosa? Sin ir más lejos, Doble Amarilla dio a conocer ayer que dos clubes están en llamas con San Lorenzo: Tigre aún espera cobrar el dinero de la transferencia de Lucas Menossi (que se cerró en U$S 2.700.000 por el 100%) y San Luis de México acusa al Ciclón de haberse quedado con los impuestos de la transferencia de Germán Berterame, amenazando inclusive con denunciar a la entidad porteña ante el TAS.

Como informó Doble Amarilla en los últimos dos años, sobradas muestras han habido de las complicaciones sufridas por la entidad azulgrana en la segunda parte del oficialismo encabezado por Matías Lammens: cheques rechazados, acusaciones de clubes por incumplimiento y falta de compromiso de pago en transferencias de jugadores (algunos reclamos llegaron a Superliga y tuvieron a San Lorenzo cerca de ser sancionado) y la sanción dada por el Comité de Disciplina debido a irregularidades en las declaraciones juradas y no tener al día los pagos al plantel, situación que fue ratificada por el Tribunal de segunda instancia, que decidió reducirle la pena con un fallo bochornoso.

La situación con los cheques rechazados muestran una vez más que la gestión de Matías Lammens al frente de San Lorenzo en los últimos dos años fue pésima en cuanto a lo económico y lo deportivo, con un equipo que hoy está preocupado por su situación en la tabla de los promedios y con números en rojo que están a la vista.

Cabe recordar que si bien los balances han sido aprobados en las reuniones de comisión directiva que se mantuvieron, muchas irregularidades se han denunciado desde la oposición, que ven a la dirigencia como una de las más oscurantistas del fútbol argentino en los últimos 20 años por la escasez de información pública. Desde la oposición señalan que el pasivo asciende a $1.300 millones, aunque no hay mayores detalles.

Si no fuera por la gestión política (poco ética) de Marcelo Tinelli con el Presidente de la Nación Mauricio Macri, entre quienes le encomendaron a Daniel Angelici que manipule el fallo de segunda instancia de Superliga, el club estaría en una situación aún más complicada. Hay quienes se preguntan de dónde sale el dinero que está utilizando San Lorenzo para poder sumar refuerzos (lleva ocho: Bruno y Mauro Pittón, Ezequiel Cerutti, Santiago Vergini, Lucas Menossi, Ángel y Oscar Romero y Adam Bareiro) y hay otros que aventuran en Superliga que, en las primeras fechas del campeonato, si San Lorenzo no modifica los rasgos de su fotografía, podría ser sancionado.