(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) José Beraldi y Royco Ferrari confirmaron su fórmula de cara a las elecciones en Boca. El candidato a presidente y el ex vicepresidente del actual oficialismo anunciaron su alianza en la antesala del partido que se jugó con Aldosivi en La Bombonera, ratificando el anticipo de Doble Amarilla.

 

José Beraldi on Twitter

 

Beraldi siempre manifestó su intención de ser candidato a presidente xeneize. Inclusive, antes de hoy, ya había desplegado elementos de campaña para llegar al sillón de Brandsen 805. El empresario del transporte, ahora, cerró un acuerdo que desestabiliza al oficialismo con Ferrari, referente total en las peñas xeneizes en el Interior y Exterior del país.

Al peso de Beraldi, que acompañó a Mauricio Macri en sus primeros años como presidente del club, se suma alguien que acercará votos del Interior. Hace algunas horas, Jorge Amor Ameal confirmó que encabezará otra fórmula opositora con Mario Pergolini, por la lista Identidad Xeneize.

Con este panorama, la preocupación en el oficialismo se incrementa. Los sondeos y encuestas no son muy favorables para Christian Gribaudo, quien solo mantiene una diferencia de 4-5 puntos con respecto a la oposición, antes de confirmarse la fórmula Beraldi-Ferrari. Como informó Doble Amarilla, el propio Mauricio Macri, preocupado por la coyuntura, podría ser candidato a presidente del club en caso de perder en primera vuelta con Alberto Fernández en las elecciones nacionales.

También surgió la posibilidad de que Andrés Ibarra, actual vicejefe de gabinete de ministros a nivel nacional, reemplace a Christian Gribaudo en la boleta oficialista. El funcionario es hombre de confianza del Presidente de la Nación y fue una de las primeras opciones que manejó Macri para el Post-Angelicismo. En 2004, ya fue gerente general del club.

Con la oposición confirmando alianzas, el oficialismo se mueve en un tablero de dudas. Todo indica que la votación será en los primeros días de diciembre, pero debe confirmarse en las próximas semanas. Hasta entonces, la rosca en la comisión directiva (y en la oposición) estará presente como nunca.