(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) El mundo pelea contra el Coronavirus en un combate sin final a la vista. Con medidas de diverso calibre, los países tratan de salir adelante de una crisis de consecuencias aún inimaginables para la vida diaria. En Sudamérica, las distintas naciones no son la excepción. Y tanto asociaciones como clubes han puesto su grano de arena para colaborar con la batalla frente al COVID-19.

En Argentina, la gran mayoría de los equipos de Primera (y unos cuantos del Ascenso) pusieron sus sedes, predios y estadios a disposición de los gobiernos municipal, provincial y nacional para el combate contra el Coronavirus. Aunque las dependencias de los clubes no se han utilizado para albergar pacientes, instituciones deportivas ya comunicaron y hasta condicionaron sus instalaciones para tratar contagiados del virus.

En Bolivia, el camino fue similar: fueron varios los clubes que ofrecieron sus sedes y albergues para utilizarlos como centro de aislamiento"Las instituciones están acatando lo que dispone el Estado; primero se cumplió una fecha sin público, después se suspendieron las actividades y, por último, se ingresó en cuarentena. El Estado es el que impuso las medidas y la FBF y los clubes sólo dieron cumplimiento a lo dispuesto", le contó Adrián Monje, director de competiciones de la Federación Boliviana de Fútbol, a Doble Amarilla.

 

 

Brasil ya es, por lejos, el país de Sudamérica con mayor cantidad de infectados y fallecidos a causa del COVID-19: supera los 22 mil casos positivos y 1.223 muertes. Por eso, también fueron muchos los clubes que brindaron sus instalaciones para evitar la sobrecarga de contagiados en los hospitales. Según O Globo, ABC, Alagoas, Athletico Paranaense, Bahía, Botafogo, Ceará, Corinthians, Criciúma, Cruzeiro, Flamengo, Fortaleza, Goias, Juventud, Náutico, Palmeiras, Remo, Santos, San Pablo y Vasco ya pusieron su infraestructura a disposición de las autoridades. Lo mismo ocurrió con el Estadio Mané Garrincha y el Pacaembú también están disponibles para ser utilizados por el Departamento de Salud.

Y eso no es todo: según comunicó la propia Confederación Brasileña de Fútbol a través de su página web, existirá un importante apoyo financiero para clubes y federaciones. Por un lado, se transferirá a equipos de Serie C y D valores equivalentes a la media de los salarios de los futbolistas. También se brindará apoyo a los participantes de Serie A1 y A2 y el Campeonato Brasileño Femenino. La donación de la CBF, que beneficiará nada menos que a 140 clubes, asciende a R$ 19 millones (cerca de U$S 4 millones). Además, la Confederación decidió donar R$ 120 mil a cada una de las federaciones estaduales.

Por si fuera poco, la casa madre del fútbol brasileño anunció que habrá exención del pago de tarifas de inscripción y transferencia de atletas por tiempo indefinido, un adelanto de los derechos de TV para los clubes de la Serie B y un anticipo a referís del pago de una tarifa de arbitraje. La totalidad de las acciones de la CBF representan nada menos que R$ 36.020.000 (más de U$S 7 millones).

Chile siguió la línea y, al igual que en otras naciones, sus clubes se pusieron a disposición del Estado y, además, de todas las instancias de colaboración que el país requiera"Varias instituciones desarrollaron campañas de apoyo a sus hinchas, particularmente a los que pertenecen a los grupos de riesgo de esta pandemia. La ANFP está asesorando constantemente a los clubes en diversas materias, dentro del marco legal vigente, para sobrellevar este período de pandemia", manifestó Rodrigo Robles, gerente de Ligas Profesionales de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile, en conversación con Doble Amarilla.

Con el objetivo de reanudar las Ligas Profesionales cuando las autoridades sanitarias así lo indiquen, se puso en marcha una comisión multidisciplinaria que elaborará y aplicará un plan que considere todas las variables para el adecuado retorno al fútbol. "Primará la debida protección y especial cuidado de la salud para no exponer a riesgos innecesarios a futbolistas, entrenadores, hinchas y a todos los trabajadores del fútbol", aclaró Robles.

En este tiempo, la Federación de Fútbol de Chile puso a disposición de las autoridades sanitarias el complejo Juan Pinto Durán, donde se entrenan las selecciones nacionales de Chile, con el objetivo de albergar enfermos de baja complejidad. Colo-Colo también colocó el estadio Monumental y diversos espacios del club a disposición. El Estadio El Teniente de Rancagua, donde O'Higgins oficia de local, será otro que servirá como centro asistencial para quienes necesiten un lugar en el cual recibir cuidados por la pandemia. "Actualmente, ninguno de los predios, sedes o estadios se utilizan como hospitales, pero la disposición de los dueños crece diaria y proporcionalmente a la necesidad y gravedad de la crisis que estamos viviendo", sentenció Robles.

Ernesto Lucena, ministro de Deportes de Colombia, le comentó a Doble Amarilla que la predisposición de los clubes y del gremio de los jugadores también fue muy importante desde el primer momento. Deportivo Cali, por ejemplo, ofreció su cancha en Palmaseca para que sea utilizada en caso de ser necesario. "A medida que vaya evolucionando el tema del COVID-19 iremos evaluando las alternativas y los protocolos que se puedan seguir implementando", manifestó.

En todo el continente (y prácticamente en el mundo entero), los ingresos de los clubes se han reducido al no contar con cuotas sociales, "ticketing" y demás. Por eso, como la CBF, la Federación Colombiana de Fútbol también le entregó una cifra económica a los clubes con el objetivo de apaciguar el efecto de la crisis.

"Desde el Gobierno Nacional estamos atentos a los requerimientos y tenemos como prioridad a nuestros deportistas. Por eso, el llamado a los clubes es a respetar los temas contractuales y buscar conciliaciones donde las partes se vean lo menos afectadas posibles mientras superamos esta crisis", manifestó Lucena.

En febrero, se implementó la Villa Deportiva del Centro de Alto Rendimiento en Bogotá. El predio funcionó como albergue de 35 connacionales repatriados de Wuhan, China, que permanecieron 14 días en aislamiento preventivo. La alcaldía de la capital colombiana también dispuso escenarios del distrito para sobrellevar la pandemia al igual que otros municipios. "Esta es una nueva oportunidad en la que el deporte demuestra su solidaridad ante una crisis. Hoy más que nunca tiene que ser una herramienta para llevar un mensaje de resiliencia, empatía, trabajo en equipo y optimismo para superar el reto que nos pone la vida", marcó Lucena en conversación con Doble Amarilla.

Dentro de Sudamérica, por debajo de Brasil, Ecuador es el país con más casos confirmados de coronavirus. La situación es tan asfixiante que muchas personas perdieron la vida en sus casas debido a que los hospitales no dan abasto. Inclusive las funerarias están colapsadas. Suman más de 7.400 infectados y supera las 300 muertes. Por eso, la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) se puso a disposición del Comité Operativo de Emergencia de Pichincha para tratar enfermos en estado controlable.

"Hay clubes que han hecho lo mismo: Liga de Quito, Macará y Manta, que va a albergar a médicos que, para salvaguardar la salud de sus familias, no van a ir a sus casas y se quedarán en los complejos. Hace una semana, la Liga PRO organizó una recaudación que superó los U$S 400 mil", le contó Jaime Estrada, vicepresidente de la FEF, a Doble Amarilla.

Paraguay, por su parte, contó con una respuesta inmediata de los clubes ante los efectos de la pandemia. Dos de los ejemplos más emblemáticos fueron Cerro Porteño y Olimpia, que cedieron algunos de sus escenarios para el albergue de pacientes enfermos de coronavirus. "Nosotros hemos puesto a disposición el estadio Defensores del Chaco para lo que las autoridades consideren pertinentes ante las necesidades que hubiere para afrontar esta realidad", manifestó Luis Kanonnikoff, secretario general de la Asociación Paraguaya de Fútbol, en diálogo con este portal.

Además de postergar todas las competencias, instar a los clubes a aplazar prácticas para cuidar la salud de sus atletas y ofrecer el estadio Defensores del Chaco, la APF también trabaja en un protocolo médico para la vuelta del fútbol. Este contempla modalidades de entrenamientos individuales y colectivos, período de pretemporada, realización de tests a los deportistas, limpieza y supervisión de sitios de uso común, como lugares de concentración y vestuarios. "Se hace bajo el asesoramiento de profesionales capacitados de la CONMEBOL y de la Dirección de Vigilancia Sanitaria del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social", manifestó Kanonnikoff.

Con el objetivo de que haya una colaboración fluida, el presidente de la Asociación Paraguaya de Fútbol, Robert Harrison, mantiene constante contacto con el Ministro de Salud, Julio Mazzoleni, y demás autoridades del gobierno. "Este partido lo jugamos todos juntos y es ahora que precisamos de la unión de todas las instituciones y, por supuesto, de cada uno de los paraguayos y paraguayas. Esperemos que la situación no se vuelva más grave, es ese el deseo de cada uno de nosotros, por el bien del país y de la región", concluyó el Secretario General de la APF en conversación con nuestro portal.

Uruguay fue el país de América del Sur al que más tarde llegó el coronavirus. De hecho, afortunadamente, es una de las naciones con menos casos del continente: suma 480, de los cuales se recuperaron 241 y fallecieron 8. En diálogo con Doble Amarilla, el presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol, Ignacio Alonso, comentó que clubes pusieron a disposición gimnasios, estadios, complejos, sedes sociales y concentraciones.

Más allá de eso, el máximo dirigente de la AUF hizo especial hincapié en el rol social que cumplen los clubes para ayudar a los más carenciados. "Hay distintas acciones solidarias también, incluyendo ollas populares, distribución de bandejas con almuerzos y cenas y una modalidad de canastas. Se está dando principalmente en clubes de barrio, pero son muchas las instituciones que están apoyando en la parte alimentaria a chicos y a personas que viven al día. Lo primero que apareció acá por el coronavirus fue el perjuicio sobre el que vive de la economía diaria. Esas familias están recibiendo ayuda de parte de clubes", contó.

Por otra parte, explicó que la AUF trabaja con el Ministerio de Desarrollo Social y  la Comisión Administradora del Estadio Centenario, conducida por Ricardo Lombardo, para la llegada a distintos enclaves donde existen situaciones alimentarias críticas. "También coordinamos un sistema de apoyo que vamos a sacar después de Semana Santa, cuando la crisis se haga más dura. Estamos planificando un sistema de contingencia para los involucrados en las contrataciones, fundamentalmente los de menores ingresos, porque Uruguay es un país cuyas ligas locales tienen un panorama de ingresos bajos. La ausencia de posibilidad de pago significa un golpe duro que acerca a la pobreza a quien lo recibe", consideró.

"Más allá de que el Sistema de Seguridad Social está cubriendo un porcentaje de aquellos jugadores que quedan en el Seguro de Paro, hay una voluntad y un plan de la Asociación para generar una cobertura solidaria básica para aguantar estos meses", concluyó Alonso.

En Perú, no hubo mucho trabajo del equipo entre la Federación y el Estado. Los clubes acataron las órdenes de la Liga1 y se suspendieron todas sus competiciones y actividades por el decreto de Estado de Emergencia. Fuentes de la FPF le expresaron a Doble Amarilla que clubes como Alianza Lima y Universitario "ofrecieron sus instalaciones al Estado, pero solo fue una acción de redes sociales, ya que no lo llegaron a realizarse con un documento oficial"

El estado peruano no le pidió nada en especial a la Federación, aunque la misma se puso a disposición para brindar insumos y cooperar en necesidades puntuales. Pusieron a disposición el micro donde se traslada la Selección Nacional junto con el chofer a costo cero. También participaron de obras de concientización. Por último, la sede deportiva de Villa el Salvador en Lima, -que fue construida como villa de los deportistas para los Panamericanos LIMA 2019-, ha sido destinada como centro de atención para los infectados por el COVID-19.

Por último, en Venezuela, aún no hubo una fuerte necesidad de que el fútbol intervenga en ayudas de insumos o que brinde sus instalaciones. Actualmente, el país tiene una cifra baja de infectados (181) y muertos (9). Sin embargo, Jesus Berardinelli, presidente de la Federación Venezolana de Fútbol, le expresó a Doble Amarilla que todos los clubes se pusieron a disposición del Ejecutivo ante cualquier necesidad. "Nadie ha solicitado los estadios, el Gobierno hoy tiene 26 mil camas disponibles para atender los enfermos", manifestó.