(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) El Inter y el Milan presentaron este miércoles de forma conjunta un plan económico para la edificación de un nuevo estadio en sustitución de San Siro, que será demolido. Habrá una inversión de €1200 millones para la construcción de un nuevo súper escenario. Ojo: todo sería financiado por los propios clubes. 

"A.C. Milan y F.C. Internazionale Milano han presentado al Ayuntamiento de Milán el proyecto de viabilidad técnico económica del nuevo Estadio para Milán y del distrito multifuncional", se puede leer en la nota oficial publicada por los dos clubes, quienes son locales en el Meazza de San Siro, que actualmente pertenece al Ayuntamiento.

"La petición presentada a las Instituciones es el primer paso oficial por parte de los Clubes para empezar un camino compartido hacia la construcción, en el área de San Siro, de un distrito urbano, moderno, sostenible y accesible, que crezca al alrededor de una instalación deportiva con los más elevados estándares internacionales", agrega el texto.

Ambos clubes, protagonistas del derby Della Madonnina pretenden construir un estadio de 60 mil asientos, 20 mil menos que los que posee San Siro. Además, todo incluirá un nuevo barrio que contará con instalaciones dedicadas a deportes, entretenimiento, negocios y diversión.

Dicho proyecto tendrá un coste de cerca de €1.200 millones que las instituciones buscan sostener personalmente. Primero, el Ayuntamiento de Milan debería comprometerse a cederle un "derecho de edificación" en esa zona durante noventa años.

Ambos clubes, además, dejan en claro que tomarán en cuenta las opiniones de los vecinos del actual escenario y advierten: "Se contactará con los mejores arquitectos internacionales especializados en instalaciones deportivas. Paralelamente a este proceso institucional, los Clubes abrirán una conversación transparente con el territorio, en particular con el barrio San Siro, para encontrar las soluciones que tengan en cuenta las exigencias de la ciudad".

Milan e Inter explican que han evaluado la remodelación del estadio, pero que eso requeriría una enorme suma de dinero y que, termina siendo mejor, edificar un nuevo estadio que garantice un nivel más alto de "calidad, experiencia de fruición y seguridad". De todas maneras, el Ayuntamiento y el alcalde milanés, Giuseppe Sala, prefieren mantener el actual estadio al menos hasta 2026.

De hecho, el Comité Olímpico Nacional Italiano, que obtuvo a finales de junio la posibilidad de organizar los Juegos Olímpicos de Invierno de 2026, eligió el actual San Siro como sede de la ceremonia de apertura.