(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Independiente atraviesa un proceso de cambios y decisiones fuertes. En las últimas horas, se desarrollaron varios hechos de importancia. Entre ellos, una reunión con Pablo Lavallén, calificada por ambas partes como "positiva".

Según manifiestan desde Independiente, el entrenador está muy al tanto del plantel profesional y, además, de las principales promesas que el club tiene en inferiores. La prioridad la tiene Hernán Crespo, pero no se avanzará decididamente hasta que finalice la participación de Defensa y Justicia en la Copa Sudamericana. El entrenador del Halcón tiene el aval de llegar con Alejandro Kohan, muy valorado por la dirigencia del Rojo.

Por otra parte, tras la salida de Jorge Burruchaga, Independiente busca un nuevo mánager. Descartado el arribo de Nicolás Burdisso, apareció un nuevo nombre recomendado por sus agentes: Roberto Nanni. Al momento, no hubo grandes avances y perdió terreno por aspectos económicos.

 

Se avecina otra tormenta

En América de México, aseguran que se venció el último plazo para que Independiente regularice la deuda por los pases de Cecilio Domínguez y Silvio Romero. De no haber cambios, en los próximos días podría llegar una sanción que implicaría una multa económica y, además, imposibilidad para incorporar y deducción de puntos.

Con el objetivo de cambiar el panorama, la dirigencia elevó la propuesta de ceder porcentajes de jugadores al club mexicano. Particularmente, se ofreció a las Águilas parte de los pases de Fabricio Bustos y Domingo Blanco. La entidad norteamericana bajó el pulgar por ambos nombres. El futbolista que seduce es Alan Velasco, pero es conocido que su valor de mercado es elevado y que es casi imposible que su próximo destino sea México. Por ahora, no hay soluciones a la vista.