Gimnasia volvió a la victoria contra Atlético Tucumán y se acomodó en la tabla. El Lobo ganó 2-0 con festejos de Marcelo Weigandt y Johan Carbonero. Primer triunfo para los dirigidos por Martini y Messera luego de 3 juegos. El Decano, por su lado, perdió en 3 de sus últimas 4 presentaciones y suma 2 caídas sucesivas como visitante.

En un entretenido primer tiempo, con un campo de juego rápido por la lluvia caída durante la mañana y mucho ida y vuelta, Atlético Tucumán tomó la iniciativa pero Gimnasia logró convertir en su primera oportunidad.

Con la ventaja, el equipo conducido por Leandro Martini y Mariano Messera apostó a ganar los espacios que dejó la visita para ir a buscar el empate y se adueñó de las acciones. Gracias a la velocidad de Johan Carbonero, y la ductilidad de Brahian Alemán y Matías Miranda, el Lobo se mostró más peligroso en ataque que su rival.

Gimnasia pudo ampliar la diferencia a los 29 minutos, cuando Carbonero recibió una habilitación de Matías Melluso para ingresar al área en velocidad. Sin embargo, el colombiano demoró la definición, dejó que la defensa rival se acomodara y se perdió una chance muy clara ante Cristian Lucchetti.

Por su parte, el equipo dirigido por Omar De Felippe respondió con algunas jugadas de peligro y tuvo su oportunidad a través de Ramiro Carrera, aunque la buena actuación del arquero Rodrigó Rey le impidió la igualdad.

El equipo platense, que venía de dos empates (1-1 en su visita a Unión de Santa Fe y 1-1 ante Defensa y Justicia) y una derrota (0-1 frente a Independiente), tuvo una más a los 38 del primer tiempo cuando Carbonero hizo una buena jugada individual por izquierda que Lucas Barrios no llegó a conectar de cabeza.

El Decano respondió con algunas aproximaciones al arco 'tripero', aunque volvió a mostrarse impreciso en los últimos metros. Las más claras fueron dos remates de Ramiro Carrera en los que intervino Rey: en la primera, el arquero la tocó y la mandó al córner; en la segunda, la contuvo con sus dos manos.

En el inicio del complemento, la visita generó varias situaciones lejos del arco de Luchetti, y salió decidido a buscar el empate ante el local, que tuvo en Rodrigo Rey una pieza clave.

Un cabezazo en el primer palo de Santiago Vergini, tras un córner desde la derecha de Augusto Lotti, que se fue apenas por encima del travesaño, resultó la chance más cercana de poner el 1-1. A los 30 minutos, Gimnasia logró claridad en el campo rival, y tras una buena jugada colectiva, amplió la diferencia con un toque de Johan Carbonero para sellar el 2 a 0 definitivo.