Después de la rosca, llegó el buen gesto, ese que debiera de estar siempre primero. Previo al siempre prometedor y apasionante clásico entre Rosario Central y Newell’s, ambos planteles posaron con un cartel que dirá “No al bullying”, en conmemoración al Día Mundial de Lucha Contra el Bullying, un problema social que se sufre en Argentina y el mundo.

La idea comenzó a principios de la semana y la intención fue bajar un mensaje de concientización a la sociedad por el maltrato psicológico que sufren muchos niños y jóvenes.

En ese sentido, Doble Amarilla dialogó en exclusiva con Arístides Álvarez, titular de la ONG “Si nos reímos, nos reímos todxs”. Además del clásico rosarino, adelantó que también se manifestará esta idea en el derby santafesino entre Unión y Colón, que se jugará en la última fecha de la fase de grupos de la Copa de la Liga.

“Ya son más de 100 países de mundo que conmemoran esta idea que pudo ser establecida por una ONG argentina. Viendo que coincidía el 2 de mayo con el clásico rosarino, me pareció ideal que los jugadores puedan mostrar este mensaje cuando forman. A partir de eso, empecé con la gestión”, le cuenta Arístides a Doble Amarilla.

Arístides Álvarez, explicando la función de su ONG ante niños y adolescentes
Arístides Álvarez, explicando la función de su ONG ante niños y adolescentes

En la misma línea, sostiene que el concepto de “bullying” todavía no está del todo claro en la sociedad. Incluso más de un dirigente pensaba que esto podría implicar el recibir cargadas de sus adversarios. Sobre esto, explica que una cosa es el “folklore pos clásico, que dura una semana y se termina”, a diferencia de esta condición social, que es “mucho más serio y que causa realmente daño en las víctimas”.

“Venimos trabajando este tema hace 10 años. Yo era profesor de Rosario y venía del lado de seguridad informática. Cuando tomé la dirección de la escuela me volqué a la seguridad de las personas, sobre todo a los adolescentes, que se exponen muchísimo a las redes. Esto es grooming, pero nosotros ahora apuntamos al bullying, que es el acoso sostenido en el tiempo hacia una misma persona, que se da entre pares”, le explica el titular de la ONG a Doble Amarilla.

En cuanto a lo futbolístico, Arístides Álvarez también menciona los trabajos que realizan en clubes de barrio, lugar donde también se suscitan estos hechos, desde las conductas entre compañeros hasta la agresividad de los padres, muchas veces responsables de engendrar la violencia. Es más, sostiene que es vital “educar a los mayores” para no propagar esta conducta entre los más jóvenes.

“En los clubes más que nada tratamos la violencia, los gritos tremendos de los padres a sus hijos como ‘quebralo’, ‘matalo’ y ‘partilo en dos’. Lo mismo con los árbitros, que lo corren y los escupen. Los técnicos, que no tienen formación pedagógica y les transmiten cualquier cosa a los pibes. Lo hacen con voluntad, pero también son un peligro. Los chicos sufren mucho”, sostiene Arístides.

El clásico rosarino tuvo un buen mensaje de cara a la sociedad y el derby santafesino también promete sumarse a esta iniciativa. El deseo de la agrupación “si nos reímos, nos reímos todxs” es propagarlo en todas las categorías de fútbol argentino, buscando así llegar a la masa y concientizar a la población sobre este problema.