Martes de final. De final superclásica. Boca y River se enfrentan en la definición histórica del Torneo de Transición 2020 del fútbol femenino. Esta noche se conocerá al primer equipo campeón en la era semiprofesional de la disciplina. Para vivir la previa del partido, en Doble Amarilla habló con Yanina Gaitán, una de las pioneras del fútbol femenino, quien jugó en ambos clubes.

Gaitán tiene una historia que la liga al fútbol desde que nació. Creció jugando a la pelota con su hermano y contó con el apoyo de su familia para poder buscar trascender en el deporte. Llegó a Yupanqui, tuvo que lidiar con problemas, pudo salir, jugó en Boca, en River, en Racing, en San Lorenzo, y también en la Selección. Y, también con la Albiceleste hizo historia: marcó el primer gol en un Mundial reconocido por la FIFA, en 2003 en la derrota ante Alemania por 1-6.

- Doble Amarilla: Jugaste en Boca y en River, ¿qué sensación te dejó pasar por ambos clubes? ¿qué aprendiste?
- Yanina Gaitán:
La sensación de jugar en clubes grandes es la adrenalina, el plus y la motivación de querer hacer las cosas lo mejor posible en cada partido, para el club y para la familia que acompañaba y para una misma, una sabe que estas representando una gran institución y que tenés que estar a la altura para poder ser parte. Eran desafíos que me encantaban porque era el querer lograr metas e ir siempre por más. Aprendí a ser perseverante, a no bajar los brazos, a ir siempre por más, a no rendirme, a ser optimista, confiar en uno mismo, e ir en busca del objetivo con convicción.

- DA: Hoy se enfrentan ambos en una final histórica, va a ser el primer título en la semiprofesionalización del fútbol femenino, ¿qué análisis podés hacer?
- YG: Llegar a la final del primer torneo semiprofesional es para ambos un merecimiento por tantos años de competencia
, ambos tuvieron ricos planteles por años y todo eso no es en vano, la historia y las experiencias se trasmiten de etapa en etapa y de años tras años... Yo creo que son justo merecedores de ser protagonistas de esta hermosa final y de que así se siga escribiendo la historia del fútbol femenino, ya que hay mucho trabajo atrás y como dije anteriormente toda experiencia e historia se traslada. River y Boca tienen plantel de base hace años, obviamente que fueron cambiando las jugadoras, pero también la base fue haciéndose cada vez más sólida y dejando experiencias a las que llegaban. Por algo son los dos clubes más grandes de la Argentina.

- DA: ¿Cómo ves a ambos equipos? ¿Crees que alguno llega mejor que otro?
- YG:
Ambos equipos son grandes planteles y un superclásico es diferente... Juegan muchos factores personales anímicos y grupales, depende de cómo esté cada jugadora mañana, cómo lo viva. La sumatoria de esas experiencias le dará más firmeza y seguridad a uno que a otro. Creo que por los últimos encuentros la balanza va a estar más tirada para Boca, que logró muy buenos resultados últimamente, pero cada partido es diferente porque las jugadoras también tienen otra asimilación del encuentro según sus experiencias. Y más en el contexto raro de parate por la pandemia. Seguramente será un muy lindo partido con mucha pasión.

- DA: Vos sos una de las pioneras en la disciplina en varios aspectos, ¿podés contarnos un poco tu historia?
- YG:
Nací en el Mundial 1978, futbolera desde el vientre de mi madre, me crié jugando a la pelota. A los 3 años ya jugaba con mi hermano varón que me lleva casi dos años, mi papá loco del fútbol no tenía prejuicio con eso y me llevaba a jugar junto con mi hermano a todos lados, a veces me dejaban y me anotaban en torneos de papi fútbol y otras veces no por ser nena. Hasta los 11 años jugué con mi hermano, mi papá y amigos, hasta que me llevaron al primer equipo femenino constituido el gran Yupanqui de Lugano en el año ‘89, con 11 años ya jugaba con mujeres grandes, me llevaban todas más de 9 años. Me crié jugando con mujeres grandes y con varones en el potrero. De los 11 a los 14 estuve en Yupanqui. Después mi padre me quiso llevar a un club grande Boca o River pero ahí es cuando no me daban el pase y tuve que estar dos años parada sin poder jugar un torneo porque Yupanqui no me daba el pase. Yo recuerdo que había quedado relegada siendo una niña, no entendía el porqué. Conseguimos el pase libre y me ficharon en River entre los años ’93 y ‘94.

- DA: También marcaste el primer gol argentino en un mundial, ¿qué significa para vos?
- YG:
Haber marcado el 1er gol en un Mundial Oficial para nuestra selección fue, es y será mi mayor orgullo a nivel deportivo, es algo que siempre agradecí a Dios porque él vio el esfuerzo de tantos años, vio la pasión que tuve, vio la responsabilidad con la cual le dediqué tantos años de mi vida, y vio los malos momentos también que viví en la vida... Creo que él eligió que me tocara a mí. Así lo siento y siempre le estaré agradecida.

 

Gol - Yanina Gaitan - Final mundial EEUU 2003 - Alemania vs Argentina Futbol Femenino

 

- DA: Tuviste un paso como ayudante en UAI Urquiza, ¿qué te dejó esa experiencia?
- YG:
Sí, estuve de ayudante de campo en UAI en el año 2012 donde salimos campeonas. Esta experiencia tuvo dos caras, una muy buena porque adquirí mi primera experiencia en el ámbito desde afuera, no siendo jugadora, aunque extrañaba estar dentro de una cancha, porque me retiré joven en el 2011 con 33 años, y sin una lesión. Esa experiencia me hizo sentir qué importante es para la jugadora tener una referente ex jugadora que la pueda escuchar y aconsejar, que sabe que la puede entender porque pasó por lo mismo y la puede aconsejar y potenciar motivar a la hora necesaria. Hoy años después con otra madurez estoy con más ganas de dirigir ya que dejé de ver las cosas como jugadora, con todo lo que eso comprende, de saber hacerse respetar y saber el lugar que se ocupa dentro de un plantel, que cada uno es importante y si todos tiran para el mismo lado con el mismo objetivo e igualdad de condiciones para todos nada se puede romper, al contrario todo se potencia.