Sergio Villella, vicepresidente saliente de Belgrano de Córdoba, habló en exclusiva con Doble Amarilla e hizo una valoración completa del formato elegido en Primera Nacional. Subrayó que, de antemano, "sabíamos que cualquier formato que se hiciera, no iba a dejar contentas a las autoridades de todos los clubes".

"Fue un trabajo arduo, teníamos que contemplar la situación del mérito deportivo y algunas cuestiones de tiempo. Y porque justamente íbamos a jugar en los meses donde usualmente la Primera Nacional está de vacaciones. Hay clubes que han quedado más y menos contentos, dependiendo de la óptica. Valoro que se pueda volver a jugar", completó.

A su vez, reflejó la situación económica del Pirata en los meses de pandemia y contó cómo se da el momento de transición política que vive la entidad. "Todas las decisiones importantes han sido consensuado con las listas", subrayó.

 

DOBLE AMARILLA:  ¿Cómo ha transitado Belgrano el tiempo de pandemia?

SERGIO VILLELLA: No tuvimos inconvenientes con los sueldos, pudimos pagar el 100% de los salarios de los 200 empleados y de todo el plantel y cuerpo técnico. Fue sin demora, salvo una prima que estipulamos que le íbamos a pagar a los jugadores en abril y lo hicimos a finales de julio. Con el resto, hicimos un esfuerzo grande, no dejamos de abonar nada y no hubo quita pese a que el sindicato permitía hacer alguna quita puntual. Vivimos de un presupuesto de $40 millones, perdimos una gran parte de eso. Hubo 20 mil socios que siguieron pagando su cuota social, eso fue una gran ayuda, pese a que no hubo fútbol. Tuvimos eso más la entrada de plata de la TV a través de AFA y cobro de deudas y generación de ingresos por venta de jugadores como la de Bruno Amione a Hellas Verona. Falta cobrar una última cuota de un acuerdo que hicimos con River por Matías Suárez y  un dinero que tiene que entrar de Porto a Racing y de Racing a nosotros por Renzo Saravia. Con eso, trataremos de dejar la gestión con los números en cero y algunas acreencias que todavía faltan cobrar que se están dilucidando en el FIFA y TAS, caso Zelarayán fundamentalmente.

DA: ¿Belgrano solicitó ATP o REPRO en los últimos meses?

SV: Sí, ATP. Lo hemos solicitado todos los meses, al igual que la mayoría de los clubes. Fue parte de la ayuda que nos permitió pagar el 100% de los sueldos. Eso, el aporte de los socios y el dinero que nos mandaron de AFA de la TV han sido los ingresos genuinos del club por mes. El 55% de los ingresos para sostener el club llegaron de la venta de jugadores el año pasado, con lo cual necesitamos vender uno o dos jugadores para sostener la estructura del club, como hicimos con Bruno Amione. Además de tener socios, televisación, sponsors y venta de abonos, la venta de futbolistas es algo necesario para el sostenimiento de la estructura.

DA: ¿Cómo se da el período de transición política en Belgrano?

SV: En realidad, no hay presentación del oficialismo, sino de dos listas, una conducida por Armando Pérez y otra por Luis Artime. Parte de la actual conducción venía trabajando de hace un tiempo de cuando Pérez fue presidente. Ninguno de los miembros de la comisión directiva participa ni de una lista ni de otra. Después del descenso, decidimos dar un paso al costado y eso implicó no hacer presentación de una lista. Aunque  Armando Pérez trabajó con gran parte de esta comisión directiva, armó un equipo totalmente nuevo. Después que dejó la presidencia, no tuvo mayor injerencia en el club. Las buenas y las malas decisiones que tomamos fueron todas nuestras. Te diría que no hay lista oficialista en Belgrano. Cada decisión de carácter patrimonial que hemos tomado, ya sea venta de jugadores o de palcos o arreglo con alguna empresa deportiva, tratamos de consensuarla con cada lista. Entendimos que en algún momento se podían dar las elecciones, que primero iban a ser en abril, luego en agosto y ante el fuerte aumento de contagios, el COE lo negó. A partir de ahí, empezamos a hacer consultas periódicas con ellos. En los primeros días de diciembre, nos volvemos a reunir y creemos que se va a poder poner fecha final de elecciones. Todo ha sido consensuado con ambas listas, al menos las decisiones más importantes, más allá de que somos nosotros los responsables de las ventas, renovaciones o venta de palcos. En virtud de la importancia de la decisión, queríamos hablarlo con ellos.

DA: ¿Está conforme con el formato de la Primera Nacional?

SV: Logré participar de la comisión y sabíamos que cualquier formato que se hiciera, no iba a dejar contentas a las autoridades de todos los clubes por diversos motivos. Fue un trabajo arduo, teníamos que contemplar la situación del mérito deportivo y algunas cuestiones de tiempo. Y porque justamente íbamos a jugar en los meses donde usualmente la Primera Nacional está de vacaciones. Hay clubes que han quedado más y menos contentos, dependiendo de la óptica. Nosotros estamos décimos y algunos hinchas me putearon porque tenemos cuatro partidos de visitante y tres de local. Hoy valoro que se pueda volver a jugar. Yo entiendo que no guste tener cuatro de visitante, pero hoy no sé si la localía pesa tanto al no haber público.

- DA: ¿Qué expectativas tiene Belgrano de cara al reinicio de la Primera Nacional?

- SV: Belgrano tiene que jugar 12 partidos, los mismos que debía jugar en el formato anterior. Con el diario del lunes, estamos en situaciones similares. Algunos jugarán algo que de otra manera quizá no jugarían. En un contexto muy complicado, valoro que se vuelva a jugar. El hecho de que Belgrano haya sostenido equipo y cuerpo técnico puede hacer diferencia, otros han traído 14 o 15 jugadores. Ojalá que eso marque la diferencia.