(De la redacción de DOBLE AMARILLA) El fútbol argentino atraviesa un contexto muy difícil por el coronavirus y el fin de las actividades. Los ingresos desaparecen y las obligaciones de pago siguen. Muchos clubes temen con su desaparición, mientras que otros hacen malabares para poder cumplir con todos los salarios.

En el medio están los futbolistas, que son los protagonistas del espectáculo. Sin embargo, también están AFA y Agremiados, quienes siguen discutiendo el tema rebaja de sueldos para que se puedan garantizar las renovaciones de los 2.000 jugadores que vencen sus contratos el 30 de junio.

Doble Amarilla dialogó con Augusto Yovino, arquero de Alem y un profesional que depende de otro trabajo para sobrevivir. Es ‘tachero’ y, en vida normal, tiene que dedicarle al menos 7 horas a esta profesión para poder llegar tranquilo a fin de mes. ¿Qué pasa con sus compañeros? ¿Y su situación contractual? ¿Cómo es la vida de un jugador del Ascenso?

La entrevista completa:

- Doble Amarilla: ¿Cómo vive este  difícil presente del fútbol como jugador del ascenso y que imagina para el futuro?

- Augusto Yovino: Yo gracias a Dios puedo laborar con el taxi porque tengo la habilitación como para poder estar en la calle, pero tengo compañeros que la están pasando peor porque directamente no puede salir a la calle a hacer sus actividades. Es todo un tema porque no pueden generar ingresos. En el club están pagando, pero la mano viene difícil.

- DA: Alem hace el esfuerzo y paga ¿la solución para ustedes no es intimar sino tratar de negociar?

- AY: Nosotros vemos buena predisposición del club pero el problema es que va a pasar después de junio. Porque el contrato firmado lo van a tener que cumplir, pero después de ahí hay que ver que solución se encuentra; porque sin fútbol hasta el año que viene no vamos a tener contrataciones. Lamentablemente podríamos tener muchos compañeros en la calle, y muchos no tienen un oficio más que el de futbolista.

- DA: ¿Lo han podido hablar con los dirigentes?

- AY: Ahora estamos viendo más que nada el tema cobros, pero hoy la urgencia son estos meses y poder vivir. Lo que pase después de junio se habla por arriba, pero no hay nada definido. Con Agremiados hablamos y ellos se acercan y nos informan de la situación, pero no pueden bancarnos seis meses.

- DA: ¿Usted hoy se sostiene con el taxi?

- AY: Si, estoy jodido porque el laboro en la calle bajó un 80% o 90%. Ahora me arreglo haciendo mensajería o algún viaje particular de personas que necesitan un trámite, porque tengo el permiso. Pero como te digo, tengo la posibilidad de salir a ganarme la vida, aunque sea poco, pero algo es algo.

- DA: ¿Cuántos jugadores de Alem tienen otro trabajo además de jugar al fútbol?

- AY: Mira, creo que de 30 jugadores que somos, al menos 20 tenemos otro oficio. Y también tené en cuenta que muchos chicos que quizás no tienen otro empleo es porque son de las Divisiones Inferiores. Pero gran parte del plantel depende de otro trabajo.

- DA: Y cuando hay fútbol, ¿se les exige casi como a un jugador de Primera?

- AY: Eso ni hablar y encima algunos a la tarde entrenan doble turno, entonces tenés que tener un trabajo que sea flexible. Pero después te exigen de la misma forma que en Primera porque somos un país muy competitivo y pasional. Después te van a reprochar si perdés y demás, pero no ven que somos personas normales que tenemos otro trabajo, como cualquier otro.

- DA: ¿A usted hoy cuanto le bajaron los ingresos?

- AY: Con el club es el mismo ingreso, pero con el taxi bajó bastante. Aproximado yo capaz que en 10 horas hacia bruto $3.000 y ahora estoy haciendo con suerte $800, no llego a $1.000. Entreno en mi departamento sin espacios ni materiales. Sinceramente hago lo que puedo.

- DA: ¿Qué significaría para usted o cualquier jugador del Ascenso que no le renovaran el contrato?

- AY: En mi caso es distinto porque se me vence en junio de 2021, pero si me tocara ahora me quedo sólo con el taxi, porque ¿quién te va a contratar si no hay fútbol? Por seis meses al menos tengo que dejar el fútbol. Y lamentablemente en el plantel solamente somos dos jugadores que tenemos esta situación contractual, el resto finaliza su contrato en junio.

- DA: Si le tocara, ¿qué significaría para usted tener que dejar el fútbol?

- AY: Yo juego al fútbol desde los cinco años, de toda la vida y si me lo sacas seguramente entraría en una crisis; pero bueno, ahora con el taxi un poco al menos te hace sentirte ocupado. Pero después llego a casa y pienso: “No voy a poder volver jugar a la pelota, me muero”. Olvídate, a nosotros nos sacas la pelota y nos morimos eh.

- DA: ¿Y hoy tiene que trabajar más horas en el taxi para compensar?

- AY: Claro, antes trabajaba seis o siete horitas en vida normal digamos, porque yo entrenaba a la mañana, volvía al mediodía, comía, dormía una siesta de una hora y salía hasta las 10 u 11 de la noche, pero ahora estoy todo el día arriba del auto. Son 12 horas mínimo.

 

 

- DA: ¿Y hace tres veces menos de lo que hacía antes en plata con el doble de horas?

- AY: Exactamente, por eso digo que es muy complicado y yo tengo que seguir pagando todo. El dueño de mi departamento por suerte me hizo un plan de cuotas pero el resto de las cosas como los impuestos, la luz, el gas, las expensas y demás las sigo pagando, y cada vez vienen más caras.

- DA: ¿O sea que un día normal usted termina a las 23 y se levanta a la mañana a entrenar?

- AY: Si, claro .Yo te digo que en la C, que es la categoría que conozco y siempre estuve, el jugador trabaja y el que tiene una familia tiene que hacerlo para mantener a todos, yo porque no tengo hijos. En los dos trabajos, pongo el cuerpo yo; entreno a la mañana, salgo con el taxi y la espalda me queda a la miseria, pero al otro día me levanto a trabajar. Yo lo hago ahora porque tengo 28 años, lo sufro cada vez más pero el cuerpo aún me lo permite. Obvio que no me quejo porque las dos cosas que hago me encantan, pero claro, la estamos pasando mal.

- DA: ¿Ustedes necesitarían volver a entrenar?

- AY: Mira, acá la AFA decretó que el campeonato no se juega más y no volverá atrás. Lo que necesitaríamos nosotros es que nos garanticen el sueldo hasta junio y después que nos renueven automáticamente hasta diciembre. Si eso no pasa, serán casi 2.000 familias que se quedarán sin un ingreso.

- DA: O sea que si usted no tuviese el taxi, estaría realmente complicado...

- AY: Estoy complicado… pero estaría mucho más. Hoy el taxi me está salvando y lo agradezco eternamente, por eso lo hago con muchas ganas y satisfacción. No reniego ni nada por el estilo, pero esta es nuestra triste realidad.