(De la redacción de DOBLE AMARILLA) La industria del fútbol quiere volver a las canchas pero bajo certezas sanitarias y con planes viables que integren a todas las instituciones. Hoy ese consenso parece ser lejano y tiene que ver con inversión de infraestructura que los clubes del Ascenso -en su gran mayoría- no podrían cumplir.

Las declaraciones de Alberto Fernández sobre su deseo de que el fútbol regrese generaron cortocircuitos entre miembros del gobierno producto de declaraciones y desentendimientos. El chispazo se dio cuanto el ministro de Salud, Ginés González García, desmintió en La Oral Deportiva a su colega de Turismo y Deportes, Matías Lammens. “Hablamos, a los dos nos gusta el fútbol y hablamos del tema, pero no de fechas”.

Esta tensión produjo que Lammens recule en sus declaraciones y plantee un nuevo escenario, que no es del todo claro. Esto le dijo por la mañana a Radio La Red: “Esa fecha (el 25 de mayo) se dijo pensando en que AMBA pase a la fase 4. Si eso sucede, quizás los deportes de equipos puedan volver a entrenar. Vemos con preocupación lo que pasa en CABA, que los casos están aumentando muchísimos. Todo está sujeto a cómo evolucione la cuestión sanitaria”.

Por otra parte, el ministro en materia deportiva generó aún más incertidumbre expresando que los testeos tendrían que pagarlo los clubes. En este contexto de incertidumbre y fechas sueltas, los dirigentes del Ascenso se expresan y muestran sus visiones de cara al futuro. Doble Amarilla hizo un recorrido sobre diferentes voces y también suma otras de Supermitre Deportivo:

 

Primera Nacional:

 

Alejandro Korz - Vicepresidente de Atlanta: “Creo que lo mejor que podemos hacer es explicar la situación, porque lo que se está planteando es imposible de cumplir sin desvirtuar la competencia. Para que el fútbol vuelva nos tendrían que dar una serie de garantías que hoy no las veo factible, tanto yo como cualquiera que lo analice. Todas las variantes sobre el regreso se dan sin sustento médico. Nuestra postura es esperar a lo que digan las autoridades”.

Bernardo Grobocopatel, presidente de Agropecuario: “Nuestro club está en inmejorables condiciones, no porque esté mejor o peor que otro, sino por una cuestión geográfica. En Carlos Casares hubo dos casos, hace casi dos meses, después no se repitieron. Tenemos la suerte de que cada jugador puede venir en auto y cambiarse y cambiarse en el auto, o pueden venir en bicicleta, porque las distancias más largas son de 10 cuadras aproximadamente. Tenemos 5 canchas para entrenar, el predio tiene 17  hectáreas, entonces estaríamos encantados que vuelvan las prácticas”.

 Pablo Bianchini, presidente de Platense: “Nosotros estamos esperando los avances sanitarios. Si el gobierno y los sanitaristas consideran que los planteles puedan volver a entrenar, nosotros vamos a acatar lo que digan ellos; nuestros jugadores siguen entrenando en sus casas con la preparación física que le mandan nuestros preparadores físicos”.

Raúl Seguí - vicepresidente de Ferro: “Ferro va a hacer exactamente todo lo que disponga el Gobierno Nacional y AFA. En lo personal pensamos que la fecha de 25 de mayo es muy poco probable y no estamos preparados. Sin embargo, si se habilita, veremos de qué manera podemos regresar. No creo que empecemos y con suerte la vuelta sería en septiembre. Ahora se viene un pico que hará retrotraer algunas actividades. Pero nuestra postura es respetar las decisiones de las máximas autoridades”.

 

Primera División B:

 

Maximiliano Levy, presidente de Almirante Brown: “La problemática que tiene un club hoy es muy grande, desde abrirlo, ponerlo en funcionamiento, poner el día a sus empleados, y me parece que es un poco acelerado y más en estos lugares y en este tipo de clubes que son humildes. Me parece que volver a entrenar no va de la mano con la realidad, creo que hay otras prioridades. No sé si hoy nosotros estamos capacitados para tener un plantel con ciertos requerimientos como los que se piden para que no haya contagios, ni riesgo”.

Roberto Larrosa, presidente de Sacachispas: “No estoy de acuerdo con volver a los entrenamientos, porque no estamos preparados como los clubes de primera, y no estamos para empezar de inmediato. Lo mejor sería armar primero un protocolo, más allá del protocolo que mandó Conmebol que es imposible para los clubes del ascenso. Por ahora no estoy de acuerdo con regresar, salvo que se arme un protocolo de acuerdo con cada categoría. Si nos entregarían los test rápidos para que nuestros médicos lo hagan y lo puedan analizar, entonces ahí sí podríamos estar en condiciones”.

 

Primera C:

 

Gabriel Ostanelli, presidente de San Martin de Burzaco: “Es un desafío más en nuestras vidas esta situación. Las necesidades son imperiosas, no estamos acostumbrados a vivir sin las finanzas en el día a día, sobretodo por todas las actividades que se desarrollan en el club y el fútbol en particular. Es triste porque uno puede ir muy pocos días al club y ve que poco a poco se va deteriorando por la falta de cuidado. Desde el pasto hasta pintar y revocar. Tardaremos tiempo en recuperarnos. En lo económico la venimos llevando bien porque los tenemos a todos al día, desde plantel profesional hasta empleados. Y nuestra postura es respetar todo lo que diga tanto el Gobierno Nacional como las autoridades sanitarias”.

Gustavo Díaz, dirigente de Deportivo Laferrere: “El jugador de fútbol no está exento de poder contagiarse más allá de todas las medidas de protocolo que se activen, y también sería injusto en nuestro caso, que somos un club con muchos deportes; no veo diferencias que se puedan aplicar protocolos a jugadores de fútbol y a las distintas disciplinas. Si vuelve el fútbol que también vuelvan las otras disciplinas. Uno tiene dudas realmente de cuál es el momento que está pasando la pandemia en el conurbano donde está instalado nuestro club, y teniendo en cuenta que si llegará a haber un contagio en un minúsculo grupo de trabajo, qué hacemos, ése grupo queda aislado, y vos quedas en inferioridad de condiciones respecto a  otro que no le suceda lo mismo. Si la actividad del fútbol vuelve también tienen que volver todos los deportes, pero si los riesgos son mínimos, me pongo del lado del jugador y de todo deportista para que vuelva, pero hay que estar seguros que no va a haber ninguna consecuencia”.

Hernando Politano, presidente de Ituzaingó: “Con respecto a la vuelta, me parece que está complicada la mano, pero acataremos la órdenes que bajen del gobierno y de AFA, poniéndonos de acuerdo y llevando un protocolo. Nosotros contamos con espacios en nuestro club como para poder hacer; tenemos  Canchas, tenemos distintos vestuarios. En nuestra categoría hay muchos jugadores que vienen viajando, no todos tiene vehículos. Pero hay que esperar la línea que bajen y el protocolo que hay que llevar a cabo”.

Javier Méndez, presidente de  Excursionistas: “El club permanece cerrado y con poca gente en materia de limpieza, seguridad y algunas refacciones de infraestructura. Las ganas de volver están, aunque implicaría incertidumbre en términos económicos. Nosotros compartimos la visión de AFA y el Comité Ejecutivo en general de limitarse a lo que dictamine el Gobierno Nacional junto al Ministerio de Salud. Desde lo económico seguramente nos convendría, pero cometer errores en la vuelta sería muy irresponsable. La pelota la tiene el gobierno y nosotros lo vamos a acompañar. No elaboramos tampoco protocolos porque creemos que debe estar consensuado por todos”.

José Luis Coutinho, vicepresidente de Deportivo Merlo: “Creo que los clubes no están en condiciones sanitarias en el día de hoy para empezar a practicar, estamos muy lejos de ser clubes de Europa, donde cada uno tiene su cancha, su vestuario”.

 

Primera D:

 

Dante Majori, presidente de Yupanqui: “Nosotros estamos esperando el protocolo de las autoridades sanitarias. Yo puedo decir sugerencias pero después lo que determinan si sirve o no es el Gobierno Nacional. Ahora si el protocolo es cada uno en su auto y que pase por la cabina de desinfección es imposible. En el club hay tres que vienen en auto y traen a todos los chicos en el auto, es difícil de implementar. Hoy estamos abocados a otro problema y que es el sanitario. Mismo para los hinchas o amigos que no pueden comer y estamos con las ollas populares. Pienso más en ese protocolo que en la vuelta al fútbol. Obviamente que queremos volver, pero desde la CD no tenemos ningún médico que nos garantice un protocolo. Hoy pensamos más en las necesidades de nuestros socios y viendo cómo hacemos frente desde lo económico”.

Gabriel Farías, vicepresidente 2do y DT de Central Ballester: “Es muy complicado por las dimensiones de los vestuarios de la primera D, son vestuarios chicos generalmente y es muy difícil mantener las distancias que se recomienda en estos caso para evitar los contagios. También veo complicado el traslado de los futbolistas, que en esta categoría se comparte mucho el viaje. Habría que buscarle la forma, pero tampoco sabemos el protocolo, pero lo veo complicado en esta categoría. Hay muchos chicos que no se van a poder bañar en los vestuarios porque hay pocas duchas y de ahí algunos jugadores se tienen que ir a otro trabajo”.

Javier Gomez, presidente de Claypole: “En estos momento la cosa está más difícil porque se ven más casos. Uno quiere manejarse dependiendo de lo que digan los profesionales. Yo imagino las ganas de los chicos de querer entrenar y jugar, pero hay que darnos cuenta que la situación está complicada y que el tema deportivo pasa a segundo plano y si se da que sea bajos los controles y los protocolos que se deben tener”.

Maximiliano Ambrosio, presidente de Atlas: ”Creo que hay que diferenciar las ganas y el deseo que tenemos todos de que vuelva el fútbol, con la realidad y las posibilidades. Hoy no  sabría contestar si estamos preparados para un protocolo sanitario, porque no sabría de qué se trataría eso. Es una realidad que los equipos del ascenso tienen menos recursos y posibilidades que los de primera, y va a ser más difícil para nosotros. Estamos esperando que se tomen decisiones, y en ese momento sí evaluar si podemos adaptarnos”.