(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) En la Asamblea Extraordinaria que se desarrolló en el Predio de Ezeiza, que tuvo la particularidad de ser la primera de AFA en la que se sufragó con voto electrónico, fue aprobada la reforma de los torneos del ascenso argentino. A partir de la próxima temporada, la 2019/2020, la B Nacional estará compuesta por dos zonas de 16 equipos cada una, contabilizando un total de 32 equipos. Todavía resta definir cómo se determinan las tres plazas restantes teniendo en cuenta que, entre ascensos y descensos, la categoría sumará 29 competidores.

Luego de que se constituyan los 32 combinados, se dividirán en dos zonas mezcladas: no habrá distribución entre conjuntos del Interior y zona Metropolitano. ¿Por qué? Para garantizar la equidad de viajes, es decir, que todos los equipos se trasladen en una cantidad de kilómetros similares.

¿Cuál es el objetivo final de esta reforma? En la temporada 2024/2015, la intención es tener un campeonato de B Nacional de 22 equipos. En los torneos que vienen, habrá descensos escalonados que irán disminuyendo de manera paulatina a los conjuntos pertenecientes a la segunda categoría del fútbol argentino. En síntesis, 32 en la 2019/2020 y, a través de pérdidas de categoría, llegar a 22 en 2024/2025.

 

Debut oficial del voto electrónico en la Asamblea de AFA (Foto: Asociación del Fútbol Argentino)

 

 

Además de la reforma, el Comité Ejecutivo de AFA aprobó la orden del día, el nombramiento de tres delegados encargados de verificar los poderes, nombramiento de otros encargados de verificar y suscribir el acto, se trató un Proyecto de modificaciones al Estatuto en el apartado de Órganos Jurisdiccionales y Tribunal de Apelación, otro de cambios al Estatuto en el apartado VI de Competencias y Derechos y en el Artículo 78, referido a Concesión de Licencias a los Clubes y, por último, otro de alteraciones en el Reglamento de Transgresiones y Penas, particularmente en el capítulo XIX referido a Sanciones a Miembros del Personal Técnico.

Por último, se trató un Proyecto de creación de una persona jurídica bajo la forma jurídica de Fundación, la aprobación de los objetivos, nombre y montos a asignar, delegación en el Comité Ejecutivo de la definición de las actividades, bases presupuestarias y el texto del Estatuto.