(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Humberto Grondona habló con Doble Amarilla tras el retorno de Arsenal de Sarandí a la Superliga, después de una temporada en el Nacional B. El hombre, con estrecha relación al club, repasó el encuentro desempate ante Sarmiento y aseguró que el ascenso es el "premio al trabajo, al esfuerzo y al sacrificio".

 

- Doble Amarilla: ¿Cómo viviste lo que pasó ayer, un Arsenal que remontó un torneo que estaba cinco puntos abajo y después le terminó ganando a Sarmiento de Junín?
- Humberto Grondona: Sí, al principio lo ví tranquilo porque Arsenal era superior a Sarmiento, después estuve un poco angustiado al final del partido, era lógico porque Sarmiento iba a buscar el resultado. Arsenal tuvo la chance de marcar el segundo gol pero realmente fue un partido de los que vengo viendo del Nacional B de los más intensos. 

- DA: ¿De qué te acordaste cuando terminó el partido? ¿De tu papá, de la familia?
- HG: De todos, de mis sobrinos, de lo increíble que fue que hace un año que el barrio estaba triste y hoy estamos con una alegría inmensa. Ahora viene lo más difícil, pero fue un año donde realmente mi hermano ordenó el club, está al día, vinieron jugadores no conocidos y le pusieron el hombro al equipo, los chicos del club, la gestión del Huevo que fue muy buena con sus colaboradores. Creo que lo que decían después del partido es el reflejo de un objetivo. Ahora empieza lo mejor pero lo más difícil, se tendrán que sentar a tratar de preparar el plantel para el torneo que viene.

- DA: ¿Hablaste con tu hermano? ¿Cómo estaba? Se lo vio bastante efusivo...
- HG: Fueron muchas manos las que nos dieron en este campeonato. Lo que pasa es que no están visibles, para nosotros esas manos están en el cielo. Nunca nos importó lo que dice la gilada, los corruptos. A veces hay gente que no tiene autoridad moral para juzgar pero era así y había que bancarsela. Si salíamos campeones era porque mi padre era el presidente. Por suerte en el juvenil salí campeón después que mi padre falleció y no me tuvieron que decir nada, y Arsenal está en la misma situación. Vivimos de esas bajezas que hay que dejarlas pasar y hay que disfrutar.

- DA: Ayer el Huevo Rondina dijo que los equipos grandes ascienden y descienden en un año y Arsenal lo hizo, ¿coincidís?
- HG: Siempre que me preguntan qué equipos dirigí yo digo que tuve la suerte de trabajar en los grandes: Talleres de Córdoba, Independiente, Racing y Arsenal, lo incluyo, pero no es fácil ascender, más cuando se tuvo que reorganizar todo con gente nueva. Siento que es el premio al trabajo, al esfuerzo y al sacrificio. Me quedo tranquilo por lo que uno vio en este torneo.