(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) El nuevo rey del planeta fútbol regresó a su país por la puerta grande: tras bajar del avión Air France, el plantel completo de Francia descendió por la escalera, desfiló a través de una alfombra roja y se encaminó al centro de París, donde una multitud aguarda a los héroes galos. El plantel fue recibido por juegos de agua de la dotación de bomberos presente.

 

 

 

 

 

 

Desde el aeropuerto Charles de Gaulle, los futbolistas se trasladaron en un micro descapotable hasta la avenida de los Campos Elíseos, frente al Arco del Triunfo, donde esperaron miles y miles de personas para celebrar la segunda consagración del equipo de fútbol en la historia. Como ocurriera en 1998 de la mano de Zinedine Zidane y compañía, hay un protagonista en común: Didier Deschamps, campeón como jugador y ahora como entrenador. Héroe eterno, al igual que sus dirigidos.

 

Foto tomada de la señal de TN
Foto tomada de la señal de TN

 

Fuente: TN
Fuente: TN