(De la redacción de DOBLE AMARILLA) La tensión que se vive entre AFA y Superliga desde fines del año pasado parece llegar a su punto cúlmine. Primero fueron algunos clubes, entre ellos Boca, los que plantearon la vuelta de la Primera a Viamonte, pero con el correr de los primeros meses del año parecen haberse sumado más voces al pedido, o al menos aceptando esa voluntad hoy mayoritaria. Ante este panorama, AFA tiene el camino planteado sobre cómo poner fin a la Superliga y crear una nueva Liga Profesional del Fútbol Argentino (LPFA) bajo su órbita y a partir de la próxima temporada. 

El proyecto, al que pudo acceder 'Doble Amarilla', explica los pasos a seguir para la nueva estructura que mantendrá un presidente, vicepresidente, secretario y Comité Ejecutivo pero que 'se moverá' dentro de la entidad madre del fútbol argentino.

Bajo la motivación que "no se cumplió el convenio de colaboración suscripto el 27 de julio de 2016", una convivencia "insostenible" entre AFA y Superliga y el "desconocimiento internacional" y la prescindencia de la conducción en Puerto Madero de la coordinación con AFA son algunos de los motivos que en Viamonte 1366 impulsan esta decisión. "Se ha producido un desdoblamiento entre el ejercicio de los derechos y el cumplimiento de las obligaciones, a lo largo del período que vincula a la AFA con SAF, han producido dificultades y desaveniencias entre ambas instituciones que, a esta altura, son irreversibles y obstaculizan al adecuado funcionamiento de la Primera División del fútbol argentino", sentencia el documento de 12 páginas al que tuvo acceso 'Doble Amarilla'.

Técnicamente, lo que hará AFA es rescindir unilateralmente el Convenio de colaboración entre la entidad y Superliga firmado en 2017 y así forzar su disolución. Este proyecto, redactado hace dos meses, pasó por diferentes despachos presidenciales del fútbol argentino e inclusive circuló por varias escritorios del Gobierno Nacional. Al ser el fútbol un tema sensible, desde el Ejecutivo se bajó la orden de que cualquier movimiento sea consensuado por mayoría de los clubes, ya que no querían que los movimientos generen conflictos que deriven en posibles parates o escándalos. “Alberto (Fernández) dijo que no se iba a meter en el fútbol y que el fútbol tiene que resolver sus problemas. Se pidió que todo cambio sea ordenado y no termine en un escándalo”, resumió un altísima fuente de Casa Rosada a este medio.

El proyecto de regreso de la Primera explica que AFA "puede rescindir unilateralmente el Convenio de Colaboración" sin consecuencias jurídicas y económicas para la entidad con sede en Viamonte porque "la decisión soberana corresponde a la Asamblea de AFA, integrada en parte por los mismos integrantes de la SAF" por lo cual determina que "la acción judicial será abstracta".

 

Pasos y estructura

Según el plan, en los próximos 10 días habrá una reunión de al menos una decena de presidentes de clubes de Primera en la que pedirán formalmente a Tapia activar este proyecto y se convocaría a una reunión en el plazo de 30 días para efectivizar la baja de la Superliga, según pudo saber Doble Amarilla. En AFA, hacen números y hoy ven una clara mayoría pidiendo o aceptando una vuelta a Viamonte, a diferencia de lo que ocurría el año pasado. Tibiamente, este panorama se blanqueó en las reuniones de Comité Ejecutivo de Madero. En los últimos meses, muchos dirigentes fueron críticos de cómo la mesa directiva de SAF comandaba las riendas de la Primera División. Sin embargo, ninguno (ni los más críticos) se animaron a plantear la vuelta a la AFA en esos encuentros. Algunos prefirieron hacerlo mediáticamente y otros varios lo hicieron sigilosamente en un diálogo directo con AFA y fuera de la órbita de Superliga.

El nuevo organismo estatutario que se creará bajo el nombre de Liga Profesional tendrá su reglamento creado ad hoc y "gozará de autonomía para explorar todos los derechos comerciales del campeonato de Primera División del fútbol argentino, de igual manera que lo hace Superliga (...) con tres pilares básicos: competición, comercialización y comunicación”, según consta en el documento. Para esto deberá reformarse el estatuto de AFA, lo que se hará mediante una asamblea extraordinaria con fecha a determinar.

El documento reitera una y otra vez una palabra clave: autonomía. Y es esto justamente lo que empuja a muchos presidentes de Primera pagar la vuelta. “La experiencia de los últimos tres años y medio nos ha demostrado la imposibilidad de escindir a AFA con la Primera División de fútbol argentino, lo que no implica volver a una organización estatutaria donde AFA sea omnipotente para organizar la administración, organización y explotación de una competencia que la integran 20 clubes afiliados”, dice el texto en sus conclusiones finales. 

El punto más importante respecto a la autonomía es el de las autoridades y el órgano ejecutivo. Ese órgano estará presidido por el presidente de AFA y un presidente Ejecutivo de la Liga Profesional. La Liga también tendrá un vicepresidente y un Secretario Ejecutivo. Además, el proyecto de la nueva liga contempla la creación de cuatro departamentos funcionales: Competencia, Comunicación, Comercialización y Finanzas que tienen como fundamento potenciar los tres pilares de la liga que son la competición, la comercialización y la comunicación. Ademas, se contempla la creación de una gerencia de la Liga que tendrá como objetivo absorber la administración de la nueva liga desde AFA. 

Otro punto destacado del proyecto es que la Liga Profesional tendrá su órgano deliberativo, una especie de Comité Ejecutivo que estará conformado por un miembro de cada club de Primera. 

 

Última página del documento para la creación de la Liga Profesional al que tuvo acceso Doble Amarilla.
Última página del documento para la creación de la Liga Profesional al que tuvo acceso Doble Amarilla.

 

Fuentes consultadas por Doble Amarilla aseguran que luego de esta absorción de la SuperLiga, la AFA y la nueva Liga Profesional respetarán cada uno de los contratos firmados ya sea con sponsors, nuevos negocios, cesiones de derechos de TV y todo aquel compromiso legal asumido tanto por las autoridades de Superliga como de cada uno de los clubes. Lo mismo ocurrió cuando la Superliga se “emancipó” de la AFA hace casi tres años. Asimismo, se trabajará minuciosamente en una fusión contemplando a los empleados del ente de Puerto Madero a través de una reestructuración de cada área en coordinación con la casa madre.

Otra cuestión trascendente es que la aplicación de este proyecto no modifica el calendario vigente. Es decir, que está garantizada la continuidad de la competencia en esta temporada con la Copa de la Superliga, de acuerdo al cronograma establecido.

Los próximos días serán clave para la ejecución de este proyecto que ya tendría, como contamos, el visto bueno de la mayoría de los clubes. Resta saber quiénes ocuparán la presidencia y los cargos más importantes. Si bien hay algunos nombres en danza, la decisión final no está tomada. Lo que sí es seguro es que la ejecución del proyecto prevé que el presidente sea un dirigente en actividad o un ex dirigente con consenso mayoritario.

Además, este cambio podría traer aparejados una serie de cambios a futuro en el nuevo Comité Ejecutivo de AFA, pero esas modificaciones en la estructura de poder llegarían recién cuando se den los próximos comicios en Viamonte. El año comenzó a toda rosca y los próximos 10 días prometen ser definitorios.