(De la redacción de DOBLE AMARILLA) Lionel Messi, al igual que todo el plantel del Barcelona, se tomó unos días sabáticos para descansar y recargar energías para el próximo duelo de Champions contra el Napoli.

El argentino dejó atrás la fatídica derrota del campeonato ante el Real Madrid y se fue en su yate a Ibiza junto a Antonela Roccuzzo, y sus tres hijos, Thiago, Mateo y Ciro.

A la Pulga y su esposa también los acompaña Luis Suárez, quien también viajó con su esposa Sofía Balbi y sus hijos. Además, junto a los futbolistas se encuentra Pepe Costa, jefe de la oficina de Atención al Jugador del club catalán.

 

 

Luego de las vacaciones, el lunes los futbolistas del conjunto catalán deberán presentarse en la Ciutat Esportiva Joan Gamper. Allí serán sometidos a un test PCR para comprobar que no están contagiados de coronavirus.

Luego de perder el torneo con los Merengues, Setién decidió darle días de descanso al plantel para poder prepararse mentalmente de cara a la Champions League. Tendrán que jugar contra el Napoli por los octavos de final.