(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Rui Patricio sorprendió a todos en el choque por Premier League que disputaron Wolverhampton y Everton. El guardameta portugués, de 30 años, lució el once en su espalda, un número que se asocia muy comúnmente a mediocampistas o delanteros, pero no a arqueros. El motivo está relacionado con Carl Ikeme, arquero que supo defender los colores del club hasta julio de este año.

 

Resulta que Ikeme, internacional con la Selección de Nigeria y de 32 años de edad, debió retirarse hace algunas semanas por culpa de una enfermedad terminal: la leucemia. Como la intensa quimioterapia empezó a dejar secuelas en su cuerpo, los doctores aconsejaron a Ikeme que colgara los botines y no continuara jugando al fútbol. ''Fue un año difícil''dijo el guardameta africano el mes pasado.

Ante el hecho de público conocimiento, Rui Patricio y el Wolverhampton coincidieron en dejar vacante la número 1 como un homenaje al retirado arquero. Un gesto de corazón gigante.