Después de que el Inter de Porto Alegre cayera por 1-0 ante el Ceara, en la segunda división del fútbol de Brasil, los hinchas explotaron y mostraron su desaprobación una vez finalizado el partido. Pero al que no le gustó nada fue Andrés D'Alessandro. El argentino caminó hacia uno de los vértices del campo de juego y se plantó ante los seguidores de su club.

Ya muy cerca de la gente, el capitán del conjunto de Porto Alegre, expresó toda su bronca y le respondió a los hinchas con gestos y gritos. Encima, no contento con eso, juntó a todos sus compañeros en el círculo central del Beira-Río y los obligó a retirarse sin saludar. 

Sucede que el Inter se jugaba un partido clave por la fecha 32 de la Serie B del Brasileiro. Ya de por si a los hinchas no les gusta nada la situación de jugar en la segunda categoría, pero cada vez falta menos para volver a primera, por lo que el mencionado partido era fundamental para seguir en el buen camino de cara al ascenso. A sólo seis fechas para el final del campeonato, el Inter es líder con 61 puntos, a tres del Ceara, más abajo el América con 57 unidades y Paraná con 56.