(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Ariel Ortega estuvo invitado al programa Podemos Hablar que se emite por Telefé y habló sobre la actualidad argentina y, bancó a Pablo Pérez.

Sobre la situación económica que atraviesa el país, aseguró que le "entristece ver a la gente que no le alcanza". En tanto, sobre su familia, contó que "tiene hermanas maestras" y que también les cuesta llegar a fin de mes. "Yo no soy partidario de ninguna cosa política, pero ver el país así y amigos que están mal me entristece", cerró.

"Viajo mucho a Jujuy y duele mucho. Por más que uno tenga la posibilidad de estar bien, ver a gente conocida que no la está pasando bien, no te hace disfrutar. Hoy por hoy, que sea presidente quien mejore el país", reflexionó. Y lanzó una crítica: "Los hospitales en Jujuy están mal. Hay abuelos que van a pedir turno para internarse y les dan turno para dentro de cinco meses, y en cinco meses muere. Lo viví con mi padre. Si bien no estuve presente en gran parte del tratamiento, mi hermana sí y me contó lo difícil que fue. En su momento lo tuve que traer a Buenos Aires", contó. 

Además, habló sobre las declaraciones de Pablo Pérez, quien aseguró, en el mismo programa, que prefería el Mundial a ganar la Libertadores. "Hubiera querido ir al Mundial porque la camiseta de la Selección y defender el país no se negocia con nada", expresó.

También contó una divertida anécdota de sus inicios: "Jugué una final en la que se disputaba el clásico del pueblo. El partido estaba arreglado para un empate y yo, que era el más chico con 14 o 15 años, no lo sabía". Relató que "si empataban, los dos equipos jugaban una clasificación. Yo estaba de suplente y, faltando 5 minutos, el técnico me pone". Cuando le tocó entrar, el Burrito marcó un gol que desestabilizó todo: "Nadie me vino a abrazar", remató, entre risas.

 

Otra de las historias que contó fue qué es lo que hizo con su primer sueldo. "En el 91', River salió campeón y cobrábamos al final del campeonato. Yo jugué cuatro partidos y era premio doble. Y bueno, yo tenía que viajar a Ledesma en colectivo durante 24 horas y no tenía un peso", comenzó. Y continuó: "Aquel premio era bastante plata; llevaba el dinero en un bolsito y me tenía que ir a Retiro. Pensé que si me quedaba dormido me podía pasar cualquier cosa, así que agarré y me puse el sueldo 'ahí' (se señala la zona de los testículos)", contó. ¿Qué pasó? "Viajé las 24 horas con la plata ahí; no fui al baño ni nada".