(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Alejandro Domínguez probablemente no tuvo la conferencia de prensa que esperaba. El presidente de Conmebol protagonizó una rueda de prensa junto con Daniel Angelici, Rodolfo D’Onofrio y Cluadio ‘Chiqui’ Tapia. Sin embargo, el presidente de River le recriminó por la sanción a Marcelo Gallardo y también se le preguntó por los errores de la entidad que se sucedieron en esta Copa Libertadores.

 

El dirigente de la Confederación fue el primero en tomar la palabra y valoró la definición que tendrá la Libertadores: "Son 47 equipos, más de 345 goles hasta la fecha y ahora queda en manos de dos equipos definir a quién le va a tocar levantar en esta oportunidad histórica la Copa Libertadores. Porque en 58 años nunca se dio una final entre River y Boca y esta es la última final que vamos a tener con partidos de ida y vuelta".

Domínguez, además, se admitió que hay ciertas fallas por parte del ente sudamericano, pero le adjudico parte de las responsabilidad a la mala organización que había en gestiones anteriores y aseguró estar trabajando para cambiarlo: “El Comité de Disciplina de la CONMEBOL se maneja en la confederación, antes se manejaba en España. Tuvimos que viajar para allá, digitalizar todos los documentos. Es una falla de la organización la reconocemos. Pero es porque estamos trabajando para generar mejoras. Igual, también es una responsabilidad de cada uno de los equipos controlar la propia listas como la de sus rivales”, explicó.

Su primera respuesta, tuvo que ver con el VAR que durante esta edición de la Copa se aplicó de diversas maneras lo que generó el malestar de algunos clubes como Independiente. “El VAR vino para quedarse y, hasta aquí, ha hecho justicia. Si uno hace el resumen entre lo que el VAR acierta o se equivoca, hay mucho más a favor de la justicia que en contra”, comentó.

“Dicho eso, creo que siempre en el arbitraje habrá zonas grises”, agregó el paraguayo. “Esta es una herramienta más que tiene el arbitraje para generar justicia dentro del campo de juego", comentó el presidente en conferencia.

Pese a sus dichos, Domínguez confesó que no está del todo satisfecho con el VAR. “Yo siempre soy autocrítico y siempre quiero algo mejor. No estoy conforme. Esperaba más este año y espero muchísimo más el otro año. También entiendo que es una cuestión de día a día, pero hay que tener paciencia. Se dejó de trabajar mucho tiempo en el fútbol sudamericano y nos quedamos en el tiempo de nuestros rivales de Europa. La diferencia entre nosotros y ellos es el trabajo", resaltó.

En tanto, el titular de la entidad madre del fútbol el Sudamérica se refirio a su gestión de 2016 hasta el día de la fecha: "Se vino trabajando intensamente desde el 2016 en adelante. Muy probablemente no se llegaron a conocer todos los cambios que hicimos y que no podíamos creer que tengamos que solucionar. Y como siempre digo: había que solucionar el avión en vuelo, no había tiempo de estacionarlo y arreglarlo".

Por último, Domínguez hizo referencia a los errores de la Conmebol en este torneo que provocó el enojo de los clubes brasileños, principalmente de Santos, con las medidas tomadas a partir de sus faltas. “Estos problemas se vienen dando desde mucho tiempo atrás. Ahora el Tribunal de Disciplina se maneja dentro de la organización, ya que antes se trataba en un buffet en España”, aseguró.

“Tuvimos que traer y digitalizar los documentos para conocerlos. Fue una falla nuestra y la reconocemos, pero se da en consecuencia de querer generar transparencia y conocimiento”, aseguró. “Nuestros errores no inhiben a los clubes para que hagan sus propios controles", cerró.