(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Con estrictos protocolos y en grupos reducidos, Independiente volvió al trabajo. Luego de un convulsionado receso, que incluyó intimaciones de todos los colores, conflicto con varios referentes del plantel y reclamos de dinero por doquier. 

El equipo conducido por Lucas Pusineri comenzó el primer turno de trabajo a partir de las 9 con dos grupos de cinco jugadores que se dividieron en dos canchas del predio de Villa Domínico.

Uno estaba integrado por Milton Álvarez, Sergio Barreto, Lucas Romero, Jonathan Menéndez (volvió de su préstamo en Talleres) y Nicolás Messiniti, mientras que en el otro lo hicieron el uruguayo Renzo Bacchia, Alexander Barboza, Thomas Ortega, Braian Martínez y Alan Velasco.

Para el siguiente turno se espera la presencia del delantero y capitán, Silvio Romero, quien fue uno de los protagonistas del receso por liderar el reclamo de los pagos y por la posibilidad de su traspaso a Boca, algo que finalmente parece que no ocurrirá.

 

C. A. Independiente on Twitter

 

La única baja confirmada en este regreso del Rojo, es el lateral derecho Fabricio Bustos, que dio positivo de coronavirus en el test PCR del sábado. No obstante, en las últimas horas, el cordobés se sometió a una nueva prueba que arrojó resultado negativo. El caso de Bustos se sumó al del juvenil Mauro Molina, quien se había contagiado antes de la confirmación del regreso a los entrenamientos.

Los que tampoco estarán presentes en relación al último entreno, meses atrás, son los uruguayos Martín Campaña y Gastón Silva, en conflicto con la dirigencia; Juan Sánchez Miño, quien fue separado del equipo y se mueve con la Reserva; y Leandro Fernández, quien culminó su contrato el 30 de junio.