(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Boca sufrió pero consiguió un valioso empate ante Cruzeiro en Brasil. A escasos segundos del final, fue Cristian Pavón quien desató la alegría absoluta de los hinchas xeneizes presentes en el Estadio Mineirao y en el resto de América. En su hogar, acompañado por gente de su entorno, el otro que festejó a distancia fue Carlos Lampe, quien necesitaba el pasaje de ronda de los dirigidos por Guillermo Barros Schelotto para que se confirme su llegada a La Boca.

El guardameta de 31 años festejó el tanto de su nuevo equipo a través de las redes sociales, dejando claro que su llegada era absolutamente inminente''Gooooooool lpm !!!! Vamos Boca querido!!'', expresó el boliviano en Twitter. El comentario no fue un simple festejo: esconde una profunda admiración por parte del arquero.

 

Carlos Emilio Lampe on Twitter

 

Carlos Emilio Lampe on Twitter

Resulta que la profunda admiración de Carlos Lampe por Boca viene de larga data. Cuando tenía solo 17 años, en 2004, el guardameta boliviano consiguió una camiseta firmada por varios jugadores del elenco azul y oro. La ayuda de la madre de un amigo fue clave: ayudó a que pudiera acceder al plantel antes de un choque con Bolivar por Copa Sudamericana. La firma más valiosa y su tesoro invaluable fue la rúbrica de Roberto Abbondanzieri, uno de sus ídolos, según relata el medio 'Opinión' de Bolivia.

Catorce años más tarde, Lampe cumplirá el sueño de su vida: luego de pasar los chequeos médicos correspondientes, el arquero de Huachipato de Chile buscará ganarse un lugar en el arco del club de La Boca, en competencia con Agustín Rossi. 

El aumento de su exposición ya se vio evidenciado en redes sociales; además de recibir comentarios de apoyo de los hinchas, su cuenta de Twitter pasó de 8.200 seguidores a casi treinta mil followers tras conocerse su llegada al Xeneize.

''Voy a dejar la vida por este club tan grande, tengo que demostrar por qué me eligieron. Ojalá estos tres meses se conviertan en años'', dijo el nuevo portero de Boca a TyC Sports. Por lo pronto, la Copa Libertadores espera...