Tristán Suárez logró el ascenso a la Primera Nacional tras derrotar 1 a 0 a San Telmo en la final del Reducido de la B Metropolitana. Aníbal Biggeri, entrenador del Lechero, estuvo ausente tras dar positivo de coronavirus un día antes del partido, según informó el club. En diálogo con Doble Amarilla, el director técnico contó cómo vivió los 90 minutos ante el Candombero y expresó que “estaba muy tranquilo”.

Este domingo, el club informó un brote masivo de contagios de coronavirus, entre los cuales se encontraba el DT. Sobre el trabajo en la semana previa, describió: “Fue una semana difícil, porque día a día había que ir aislando jugadores. Yo les dije en una charla virtual que si nosotros estábamos bien y fuertes, no nos iban a poder ganar”.

 

- Doble Amarilla: ¿Cómo fue vivir la final a la distancia y aislado?
- Aníbal Biggeri:
No es fácil, pero siempre confío mucho en mi cuerpo técnico. Sé la capacidad que tienen y nos íbamos hablando constantemente por teléfono desde el banco. Estaba muy tranquilo. Al equipo lo vi siempre muy bien y los chicos lo llevaron súper. Fuimos justos ganadores.

- DA: ¿Dónde se pone más nervioso, en la cancha o viéndolo por la tele?
- AB:
Son sensaciones diferentes: estando en la cancha se vive con más adrenalina, en cambio verlo en la televisión vos puteás y no te escuchan, jaja.

- DA: ¿Trabajaron durante la semana que San Telmo era “el” candidato para muchos?
- AB:
Lo que se trabajó mucho en la semana con mis ayudantes, porque yo no fui, fue el tema de que fue una semana difícil, porque día a día había que ir aislando jugadores y se iban bajando. Yo les dije en una charla virtual que si nosotros, como equipo y como grupo, estábamos bien y fuertes, no nos iban a poder ganar, así juguemos contra el mejor de todos. Si confiábamos en nosotros, era difícil que nos ganen. Sé que San Telmo pasaba por un gran momento futbolístico, pero sabía que si nosotros manteníamos el orden y salíamos rápido lo podíamos lastimar. Me parece que el partido se dio así, por eso te digo e insisto que fuimos justos ganadores.

- DA: ¿La charla técnica habitual antes de los partidos la dio de manera virtual?
- AB:
Llamé por teléfono y me pusieron en la computadora y sólo les di un mensaje a los chicos, porque necesitaba dárselos y fue muy emocionante. Tuvo mucha alegría y mucho llanto de mi parte,  pero les dije que me daba alegría y orgullo estar al frente de un grupo como este, sobre todo por lo humano. Después, mis ayudantes hicieron la charla técnica. La verdad que los chicos fueron unos leones.

- DA: ¿Cómo fueron los festejos?
- AB:
 Me llamaban desde la cancha, mi cuerpo técnico, los jugadores y después desde arriba del micro y desde los lugares adonde fueron. Me llamaron hasta las 2 AM. Yo estoy muy agradecido a mi cuerpo técnico, a los chicos y a todos los que me han llamado. Estoy muy contento y ahora enfocado en tratar de recuperar mi salud.

- DA: ¿Qué le falta a Tristán Suárez para adaptarse rápido a la Primera Nacional?
- AB: 
Nosotros estamos trabajando mucho, porque lo primero que tenemos que ver es un cambio grande de infraestructura. Ya estamos trabajando en agrandar la concentración, tener un predio de entrenamiento acorde, saber que hay que viajar largas distancias. Una vez que acomodemos eso. Reforzaremos. Será poco, pero para pegar el salto es necesario incorporar justo, pero bien.

- DA: ¿Por qué ascendió Tristán Suárez?
- AB: 
Porque fuimos muy justos ganadores del segundo ascenso, como lo fue Almirante Brown del primero y a pesar de todo lo que pasamos hicimos todo por lograrlo. Por un grupo humano maravilloso, por un grupo comprometido con la camiseta del club, por un equipo que tiene unos huevos bárbaros y porque este equipo era protagonista en todas las canchas. Perdimos sólo seis partidos en la temporada, estuvimos parados por pandemia y seguimos adelante, volvió el fútbol y de ocho partidos perdió uno solo de manera ajustada y los demás los ganó todos y sin discusión.