(De la redacción de DOBLE AMARILLA) La tensión entre AFA y Superliga sigue sumando capítulos y la reestructuración del ascenso con foco en el Nacional B generó una tensión que derivará en un contragolpe desde Viamonte.

La AFA volverá a fija cero con la reestructuración y mantendrá dos descensos directos por promoción y cuatro ascensos (dos desde la Primera B y dos del Federal A).

Sin embargo el mensaje a Puerto Madero con esta marcha atrás será la conformación de una nueva Comisión de Torneos que analizará la reestructura integral de todos los torneos argentinos, incluida la Superliga. En la idea que va a proponer AFA, es una Primera División con 18 equipos, algo que es compartido principalmente por los equipos grandes del fútbol argentino.

De esta manera, esta Comisión deberá armar una reforma integral que luego será llevada a consideración en la Asamblea de octubre, donde el Ascenso tiene mayoría para impulsar un proyecto que esté más a su medida.

 

A los efectos prácticos, el Nacional B disputará la próxima temporada en un torneo de una rueda donde el campeón logrará el ascenso a la Superliga, mientras que luego el segundo ascenso será a través del vencedor del reducido. Estos dos equipos que ascenderán contrastarán con los cuatro descensos que bajarán desde la Superliga. Por su parte habrá dos descensos por promedios, uno al Federal A y el otro a la Primera B Metropolitana, mientras que desde estas dos categorías llegarán cuatro clubes (dos de cada uno).

El resto de las categorías metropolitanas tendrán dos ascensos contra dos descensos de las categorías superiores siempre por promedios, en una tendencia histórica de los últimos 30 años del fútbol argentino que serán revisados por la Asamblea y la Comisión de Torneos.

En tanto, el Consejo Federal se reunirá entre lunes y martes para analizar cómo se adaptará el Federal A y el Federal del Interior a este freno de la reforma o reestructuración.