Mientras se desarrolla una crisis institucional entre la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) y Futbolistas Agremiados de Bolivia (FABOL), este martes se le dio inicio al campeonato de la División Profesional. El torneo arrancó con un partido suspendido y otro con la presentación de juveniles.

El organismo rector del fútbol boliviano no reconoce al sindicato, lo que generó cruces desde hace varias semanas. Además, se dieron a conocer conflictos por deudas salariales entre clubes y los jugadores y la manera de resolver estas cuestiones económicas.

Para la jornada de hoy, en el inicio de la competencia en Bolivia, se habían programado tres partidos: Real Santa Cruz-Wilstermann, Nacional Potosí-The Strongest y Blooming-Guabirá

En primer lugar, los jugadores de Real Santa Cruz y Wilstermann sí se presentaron en el campo de juego en la hora programada, pero le informaron al árbitro que no iban a disputar el encuentro. Según informó el medio Diez, lo hicieron en apoyo al gremio FABOL.

Foto: JC Torrejón

 

Por otro lado, el plantel de Primera de The Strongest anunció que no viajaría a jugar contra Nacional Potosí. El anuncio llegó de la mano del capitán del equipo, Daniel Vaca. Esta medida se tomó en solidaridad con sus colegas, quienes no perciben sus salarios desde hace ocho meses y en apoyo a FABOL. 

“Tomamos esta posición en apoyo a dos puntos: no estamos de acuerdo con la implementación del Tribunal de Apelaciones porque nos quedaríamos en total indefensión y en solidaridad con nuestros compañeros de trabajo que no reciben sueldos desde hace ocho meses y que por este motivo están afectando a sus familias”, manifestó Vaca, quien se encontraba acompañado por todo el plantel.

Cabe destacar que el partido se llevó adelante, pero con equipos conformados por juveniles en ambos lados.

El último partido de la jornada es Blooming-Guabirá. El presidente del primero, Juan Alfredo Jordán, había analizado afrontar el partido con el equipo Sub-19. "Nos encontramos en indefensión porque la federación nos dice que se tiene que jugar y los futbolistas mantienen su postura. Hemos conversado con ellos, de manera cordial, nos expusieron lo que necesitan junto a su gremio y es coherente", manifestó a través de un video.

Este lunes, el presidente de la FBF, Fernando Costa, manifestó que la intención de los clubes era jugar el torneo. "Los presidentes han manifestado que si hay jugadores que no quieren presentarse, serán reemplazados por juveniles", había dicho, en diálogo con Panamericano Deportivo.

La crisis en el fútbol boliviana quedó expuesta a través de FABOL. El sindicato aseguró que los jugadores no se presentarían a jugar si los clubes no regularizaban los pagos de los salarios. Por el lado de la FBF, manifestaron que las negociaciones iban a ser directas entre clubes y futbolistas y, en caso de que recurran al Ministerio de Trabajo, podrían afrontar suspensiones inmediatas.