(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Recién se fue de Liniers y ya se encargó de seguir agitando las aguas desde su Instagram. Mauro Zárate pasó la noche del José Amalfitani con un partido discreto, fue amonestado y no pudo pesar en un Boca que no pareció pensado en función de ataque. 

El ex Vélez recibió silbidos, insultos y cánticos casi que incesantes durante los '90 que jugó en el José Amalfitani, el estadio del club que lo formó como jugador y del que prometió no irse nunca, hasta que vino Boca a tocar a su puerta. Todo ese despecho de los hinchas de Vélez se tradujo en el clima hóstil de ayer a la noche, que ni siquiera respetó el himno.

Horas después, Zárate habló vía Instagram. Lo hizo con una foto de él, mirando el escudo de Boca. Una imagen del momento en que sonaba el himno en la cancha de Vélez. Acompañó con el arroba de la cuenta de Instagram de Boca y la frase "Buen día".

Mauro ya prepara la revancha y, ahora, jugará de local y, seguramente, así como en el Amalfitani lo insultaron hasta los mudos, en la cancha de Boca recibirá una ovación estruendosa para arroparlo. 

 

Mauro Zárate y su posteo de Instagram.
Mauro Zárate y su posteo de Instagram.