(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Noche de amargura y violencia para los hinchas de Racing en la cancha de Banfield. El elenco de Eduardo Coudet cayó de manera sorpresiva ante Sarmiento de Resistencia en la Copa Argentina y, a la salida, un operativo montado por A.pre.vi.de, para detener a barras de la Academia, terminó con un revoleó de golpes y balazos de goma que también afectó a hinchas comunes y socios de la institución.

Un operativo de seguridad encabezado por el propio titular de la Agencia, Juan Manuel Lugones, trazado con el objetivo de apresar a varios miembros de "La Guardia Imperial", terminó con serios incidentes y más de setenta detenidos. 

El problema es la manera en que se llevó adelante el "operativo embudo". Al finalizar el encuentro, y con los ánimos caldeados por la derrota ante el elenco chaqueño, la Policía Bonaerense se ubicó en gran número en la única puerta de salida habilitada para la tribuna popular. Utilizó vallas en busca de varios individuos que tendrían derecho de admisión y se habrían resistido a ser identificados en el ingreso.

Fue ahí que, entre empujones y corridas, empezaron los disparos y ahí no hubo distinsión. Sufrieron por igual violentos e hinchas comunes. La A.Pre.Vi.De al finalizar el operativo informó que se logró detener a alrededor de ochenta barras. En el medio quedaron simpatizantes que nada tenían que ver con el hecho y que recibieron golpes y malos tratos, los cuales denunciaron en redes sociales. 

Además de a los barras, el Aprevide secuestró banderas, cotillón y otros elementos de la hinchada