(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Un 22 de diciembre, pero de 1976, Boca vencía 1-0 a River y se consagraba campeón del Torneo Nacional en la única final disputada por los clubes más grandes del país durante el profesionalismo. 

River venía de ser bicampeón en 1975 tras cortar la sequía de títulos locales que se había iniciado después de haber conquistado el tricampeonato 1955-56-57. Boca era el vigente campeón luego de haber ganado el Torneo Metropolitano 1976. Los entrenadores eran dos símbolos: Ángel Labruna y Juan Carlos “Toto” Lorenzo. 

 

A 40 años de la final de 1976 Boca 1-River 0

 

River, además, acarreaba la herida que le provocó perder la final de la Copa Libertadores ante Cruzeiro y la partida a Francia de su mejor jugador: Norberto “Beto” Alonso. El partido se jugó en cancha de Racing y el árbitro fue un indiscutido: Arturo Ithurralde. Había tanta gente en el estadio que todos los protagonistas recuerdan que se movía el césped. El encuentro comenzó quince minutos después de lo previsto. 

El trámite fue parejo y de dominio alternado, hasta que a 18 minutos del final, Rubén “Chapa” Suñé repasó una página del manual de la picardía y ejecutó un tiro libre al ángulo mientras los jugadores de River aún no habían terminado de armar la barrera. La acción fue perfectamente válida, ya que el balón estaba detenido y Suñé le había manifestado al juez que quería ejecutar directamente. Ningún jugador de River protestó, ni siquiera el gran “Pato” Fillol. 

Así se definió la gloria del Nacional 1976 y el único superclásico que determinó un título. El segundo capítulo se estrenará en marzo de 2018, cuando River y Boca disputen la Supercopa Argentina. 

Durante ese Nacional 1976, que estuvo cerca de no comenzar por la crisis económica y que arrancó gracias al aporte de capitales privados, debutó en Primera División un tal Diego Armando Maradona.