(De la redacción de DOBLE AMARILLA) Apenas dos fechas antes de la finalización de la temporada de la Superliga no hubo "Milagro Santo" de la mano de Ricardo Caruso Lombardi y San Martín de Tucumán volverá al Nacional B para buscar su quinto regreso a la elite del fútbol argentino.

Las últimas dos presentaciones del equipo tucumano en esta despedida será la visita a Estudiantes en La Plata y la última fecha como local ante San Lorenzo en La Ciudadela. Luego, el futuro es incierto porque si bien Caruso pidió seguir habrá que ver la determinación de una conducción, liderada por Roberto Sagra, que ayer fue cuestionada por los hinchas.

 

FOX Sports Argentina on Twitter

 

La historia volvió a repetirse para San Martín porque de aquellos cuatro años meteóricos donde ascendió desde la Liga Tucumana hasta la Primera División entre 2004 y 2008. Esta vez fueron tres desde 2016 a 2019 cuando el Ciruja tomó envión desde el Federal A hasta la Superliga. Como en aquella ocasión su estadía en la elite fue de una temporada.

La misma historia le había ocurrido el siglo pasado a San Martín en 1993 cuando logró su ascenso a Primera en aquella se impuso en la serie final ante Almirante Brown, porque no pudo mantenerse y perdió la categoría junto a Talleres en el torneo siguiente.

Además de sus participaciones en los torneos Nacionales entre 1968 y 1985, su primer ascenso a la elite del fútbol argentino fue en 1988 luego de sus dos ascensos en un mismo año desde los regionales. Allí volvió a estar una temporada con aquel hito del 6-1 a Boca en La Bombonera.

Antes de pensar en el Nacional B, que comenzará a mediados de agosto, San Martín participará desde el segundo fin de semana de abril en la Copa de la Superliga, este novedoso torneo que incluye a todos los equipos que participaron esta temporada en Primera División. De coronarse campeón o ser subcampeón, el Santo podría disputar la segunda división y tener participación internacional en Copa Libertadores o Copa Sudamericana en 2020.

San Martín volverá a un Nacional B renovado ya que para la próxima temporada desaparecerán los promedios y descenderán los peores ubicados en la tabla de posiciones, mientras que el formato de disputa todavía no está definido. 

Lo más probable es que haya dos zonas mezclados entre Metropolitanos e Interior y que se realicen dos torneos cortos, aunque por la particularidad del certamen federal no se descarta uno largo en dos grupos con cantidad de viajes equidistantes para todos.