(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Fernando Rapallini no estuvo a la altura del primer Superclásico del año. El árbitro se mostró perdido y errático y se equivocó en reiteradas ocasiones en el River-Boca que se disputó en el Monumental.

La gran polémica se dio a los 40 minutos del primer tiempo. En el área comandada por Franco Armani, Jan Hurtado le entró con mucha dureza a Paulo Díaz, pero el referí colocó tarjeta amarilla y se comió la clara expulsión.

 

FOX Sports Argentina on Twitter

 

Más adelante, precisamente a los 9 minutos del segundo tiempo, Enzo Pérez volteó a Alexis Mac Allister cometiéndole falta. El jugador de River ya tenía amarilla y pudo ser expulsado, pero el referí interpretó que no hubo empujón y no sacó tarjeta.

Seguidamente, Nicolás de la Cruz simuló caída a pocos metros del arco comandado por Esteban Andrada. Al volante uruguayo no lo amonestó por la simulación. Además, Milton Casco cayó al borde del área boquense por falta de Nicolás Capaldo, pero el árbitro no cobró nada.

Aparte de las equivocaciones en los fallos, Rapallini no pudo manejar el partido, que tuvo exceso de cortes y carencia de juego. A su vez, dio lugar a que Esteban Andrada pudiera alargar los saques de arco sin recibir tarjeta amarilla (hasta que finalmente lo sancionó con cartón amarillo). El arquero de Boca se dio el lujo, inclusive, de desafiar al referí.

En definitiva, Rapallini tuvo un flojo rendimiento, lejos de estar a la altura de un árbitro internacional. El Superclásico le quedó grande y, sin dudas, Federico Beligoy debería revisar este tipo de actuaciones porque muchas veces genera sospechas. Reprobado.