(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Lucía Guiñazú es una de las futbolistas de Gimnasia y Esgrima de La Plata que forma parte del plantel profesional. Es más: ayer su nombre retumbó en los medios por haber convertido el gol de la victoria del Lobo ante Independiente. Pero no un gol así nomás, uno "a lo Maradona", o más bien "a lo Lucía".

Es que ella afirmó que "Maradona hay uno solo y ese gol no se va a poder repetir nunca", y ¿por qué no empezar a llamarlo por sus nombres? Lucía comenzó a los 14 años, con el miedo a los típicos prejuicios del promedio de gente que no entendía que las chicas también pueden jugar a la pelota. En propias palabras: "Me ha pasado de encontrar personas 'mirá, las chicas juegan al fútbol', y sí, acá estamos, y cada vez está siendo más apoyado y más conocido. Apuntamos a que siga creciendo y estoy segura que va a ser así", aseguró, con esperanza y amor a la profesión.

La entrevista completa, a continuación.


- Doble Amarilla: El gol que convertiste ayer ante Independiente fue viral, todos lo califican como el de Maradona, ¿qué sentís vos? ¿Cómo fue la jugada?
- Lucía Guiñazú: Fue una locura, creo que en el momento no me di cuenta de lo que había pasado. Estoy muy muy contenta, obviamente que me comparen con Diego es un halago, pero Maradona hay uno solo y ese gol no se va a poder repetir nunca y es una alegría que esté en el club. 

- DA: Conociste a Maradona y subiste esa foto a Instagram, ¿pudiste cruzar palabra con él?
- LG:
Con las chicas estábamos entrenando en Estancia Chica. En frente de la cancha en donde entrenamos nosotras estaba la camioneta de Maradona estacionada. Entonces fuimos a preguntar dónde estaba y nos respondieron que se encontraba en kinesiología y seguimos entrenando. Cuando terminamos, veo que las chicas empiezan a correr y dije 'debe ser el Diego', fuimos y estaba adentro de la camioneta. Se bajó a saludarnos porque ya se estaba yendo. No me salió decirle nada: solo un 'Diego', lo abracé, le dí un beso y me saqué la foto, pero el ambiente que se vivió en ese momento, las chicas llorando, fue impagable. Que esté Diego en Estancia Chica y se haya parado para sacarse fotos con nosotras... Tuvo muy buena onda, la verdad, un genio.

 

 

- DA: ¿Cuál es el objetivo del equipo de cara a este torneo?
- LG:
El objetivo que se planteó desde el primer momento fue entrar en la Zona Campeonato y una vez ahí, tratar de quedar lo más alto posible. 

- DA: ¿Qué sentiste al firmar tu contrato profesional?
- LG:
Fue un reconocimiento a tantos años de esfuerzos que cada una hizo y que estuvo luchando por el fútbol femenino. Quizás mi generación fue la que participó, la que vio el cambio que hubo. Cuando yo empecé a jugar lo hice con muchos miedos, por los prejuicios que había de ser 'marimacho', o que 'las chicas no juegan al fútbol', no había muchos clubes para jugar así que arranqué con esos miedos y hoy por hoy una nena de cinco años la vemos que puede estar jugando en una cancha y esto me llena de alegría y apuntamos a que siga creciendo. Hay que recordar que es una semi-profesionalización, son ocho contratos que da AFA por un año, así que hay que seguir luchando desde nuestro lugar para que no sea injusto y todo el plantel pueda tener su contrato profesional. Nosotras entrenamos todas lo mismo y queremos seguir luchando por eso. 


- DA: Siendo protagonista de la etapa profesional del fútbol femenino, ¿qué reflexión hacés sobre el desarrollo que se está llevando a cabo? 
- LG:
Es increíble el lugar y el apoyo que nos dan los clubes, que están dando los estadios principales, donde estamos acostumbrados a ver jugar hombres y hoy también estamos nosotras. Nos estamos haciendo notar. También los medios de comunicación, que son importantísimos para nosotras para difundir el deporte. Me ha pasado de encontrar personas 'mirá, las chicas juegan al fútbol', y sí, acá estamos, y cada vez está siendo más apoyado y más conocido. Apuntamos a que siga creciendo y estoy segura que va a ser así.

- DA: ¿Y qué respuesta tenés de la gente?
- LG:
Es una locura, me están llegando mensajes de jugadores de Gimnasia, Rocío Oliva hoy publicó una foto, mensajes de España, 'te mandamos un saludo desde España', Chile, me etiquetan en videos de páginas de Estados Unidos, no caigo, no me imaginé nunca. Es impresionante, nunca me hubiese imaginado vivir todo esto y estoy muy, muy, muy feliz.

- DA: ¿Cómo fueron tus inicios en el fútbol femenino?
- LG:
Yo arranqué a los 14, aunque siempre jugaba a la pelota con mis compañeros de primaria, iba con mis botines para todos lados. Arranqué en ADIP, de la Liga Amateur Platense, que quedaba justo a la vuelta de mi casa y en un momento pasé caminando del colegio, vi que había pruebas de fútbol femenino y sin decirle a nadie, anoté el lugar, la hora y ese día me presenté sola con mis botines y arrancó todo. Me quedé y jugué dos años. Siempre tuve el apoyo de mi familia, eso fue fundamental. Después me llegó un mensaje por Facebook de una de las chicas que estaba jugando en Villa San Carlos que me había visto jugando y el técnico me quería probar. Una vez que terminé el torneo con ADIP fui a probarme al club, y jugué dos años con el actual DT de Gimnasia que es Mauro Córdoba. También hay un grupo de chicas que ahora están en Gimnasia y venimos desde la Villa juntas, en un grupo muy unido y lindo. Mauro presentó el proyecto en Gimnasia y nos pasamos al club, acompañando al DT y al proyecto. Algunas decidieron irse a otros clubes pero la mayoría vinimos: Lali Esquivel, Mili Oliver, Flor Sánchez, Cele Ferrarini, Ana Rolón, Agus Maturano, Mica Díaz.

- DA: ¿Estás estudiando, no? ¿Cómo se hace para combinar ambas cosas?
- LG:
Sí, estoy estudiando educación física. Es complicado combinarlos por el tema de los horarios. A mí me lleva un montón de tiempo el entrenamiento, la mayoría de los días hago doble turno en Gimnasia y estoy haciendo un poco de malabares para ir a cursar. Este año tuve que reducir el horario de materias, porque venía con la carrera al día, estoy en tercer año, pero me iba a volver loca y decidí dedicarme a esto que es lo que quiero hacer. Si bien sé que voy a recibirme porque quiero el título, no se puede todo, así que decidí resignar un par de horas y dedicarme de lleno a lo que es el fútbol.