(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Racing se consagró campeón de la Superliga este domingo, tras empatar 1-1 con Tigre. La Academia fue superior de punta a punta en el campeonato y esto se debió al duro equipo que se formó adentro de la cancha bajo la conducción de Eduardo Coudet.

Los minutos finales del encuentro, los jugadores que aguardaban en el banco de suplentes no podían más de ansiedad: por lo bajo, cantaban "dale campeón". Final del encuentro en Varela, Defensa sin chances y empate en Victoria con el Matador. Ni bien el árbitro sentenció el partido, los futbolistas saltaron hacia la cancha a festejar un nuevo título.

Pero quien no se quedó a celebrar fue Lisandro López, que salió disparado al vestuario visitante de la cancha de Tigre. ¿Qué pasó? "Se fue a llorar", explicó Milito. Y sí, el ídolo y estandarte del plantel deseaba más que nadie poder campeonar con la Academia y todo fue emoción para él. Encima, se coronó como goleador de la Superliga.

 

LA BUFANDA DE COUDET

No menos importante fue para el DT esta prenda. Cabulero desde futbolista, "Chacho" convirtió en un icono a la bufanda que lo acompañó, incluso, hasta en los partidos de verano.

Objetivo cumplido y a otro tema (o prenda). Tras el partido, Coudet decidió regalar la mítica bufanda. ¿A quién? "La bufanda es para Roberto Torres, que el alguien que siempre nos acompañó", dijo sobre el dirigente que siempre acompaña a futbolistas y el cuerpo técnico.