(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Comenzó la era Maradona: alrededor de las 14, el "Diez" pisó el cesped del Bosque en medio de cánticos, ovación y mucha emoción por recibir al astro argentino en La Plata. Ni bien se asomó a la vista de la hinchada, Diego rompió en llanto, emocionado por las muestras de cariño que le propinaba la gente del Lobo. Atendiendo a los consejos médicos, se movió en un carrito de golf al medio del campo de juego para continuar recibiendo el afecto de los socios que colmaron las tribunas del estadio.

 

Romario Quintero R on Twitter