(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Como en varias ocasiones durante el año, el Libertadores de América fue una caldera. El clima era tenso durante el 0-0 ante Banfield, pero todo explotó luego del gol de Luciano Lollo que significó la victoria para el Taladro. Tras el festejo, que se dio a los 23 minutos del segundo tiempo, hubo insultos contra los jugadores y contra la comisión directiva, en especial para el presidente Hugo Moyano.

El empate no era un buen resultado para Independiente, pero mucho peor era perder. Y así fue luego de que el zaguero central marcó para el equipo de Julio César Falcioni. A partir de ahí, se escucharon cánticos contra los futbolistas y la CD: "Moyano, hijo de p**a, la p**a que te parió", "Que se vayan todos" y grito de guerra por el mal momento futbolístico de Independiente pese a la ratificación de Fernando Berón.

Los problemas deportivos no son los únicos que tiene el club de Avellaneda; también atraviesa una grave crisis financiera, la cual provocó que recién hoy pudiera ponerse al día luego de adeudarle tres meses al plantel, lo que le valió una sanción de Superliga. El marcado ahogo financiero condicionará la ventana de pases, que se presume austera y con muchas ventas al exterior.

 

InfiernoRojo.com on Twitter