(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Pablo Pérez fue una de las figuras de Independiente en el encuentro de este domingo ante Boca en La Bombonera. Sin embargo, y fiel a su estilo, el mediocampista fue protagonista de una dura patada hacia Jorman Campuzano que lo marginó del encuentro al recibir una tarjeta roja.

Según supo 'Doble Amarilla', existe un malestar por parte de la dirigencia de Independiente con Pablo Pérez. Entienden que su contrato no se condice con su rendimiento. Además, hay temor por la posible sanción que reciba el futbolista.

Fernando Echenique, el árbitro del partido, informó la patada hacia Campuzano y la calificó como "juego brusco", con plancha con intensidad al tobillo del jugador rival. Dependiendo de la sanción, podría recibir dos o más partidos de suspensión, y se perdería el clásico ante Racing, del domingo 9 de febrero en el Cilindro.

En tanto, el entrenador Lucas Pusineri analizó el desempeño del equipo en la Bombonera: "Volvimos a ser competitivos, vinimos a atacar a la cancha de Boca y estuvimos cerca de ganarlo, hicimos méritos y nos faltó eficacia".

 

SportsCenter on Twitter

 

Más tarde, insistió en la importancia de un buen mercado de pases. En diálogo con Paso a Paso, el DT afirmó: "Necesitamos refuerzos para completar el plantel y que haya competencia interna. El campeonato va a ser largo". A una semana del cierre del libro de transferencias del verano, Pusineri podría convertirse en el primer entrenador de estos últimos años sin refuerzos.