(De la redacción de DOBLE AMARILLA) El sábado pasado, Colón presentó la indumentaria especial con la que se medirán ante San Pablo por la segunda fase de la Copa Sudamericana. Sin embargo, los hinchas “sabaleros” se mostraron disconformes porque la nueva camiseta no se comercializará en locales, y solo se podrá acceder a la misma con la adquisición de localidades para el duelo internacional.

En consecuencia se manifestaron en las redes sociales, apuntando directamente a la empresa encargada de fabricar la indumentaria, Burrda Sport, y se enscendió la polémica. Hubo una respuesta por parte de una compañía de Qatar, que desestimó tener algo que ver con eso y que desconocía estar ligado al club santafesino: "Burrda no tiene representación oficial en Argentina ni ha establecido ninguna relación contractual con ningún representante local ni club deportivo de ese país".


Según trascendió, Colón firmó un convenio con Burrda Sport Argentina, que nada tiene que ver con Burrda Sport de Qatar, quien compró los derechos a los anteriores propietarios, que eran suizos. La particularidad es que tienen el mismo nombre y logo, pero no tienen nada que ver.

Muchos simpatizantes conjeturan que Colón aceptó este contrato, que ya está pago, pensando que era la empresa internacional, pero no supo que era la similar, cuyo dueño es Manuel Petrakovsky.

Sin dudas es algo que hoy está en el centro de la escena del mundo fútbol, ya que muchos piensan que se apostó por un producto que finalmente no era. Vale resaltar que Petrakovsky también es dueño de TBS, la marca que viste a Unión.