(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Desde las últimas horas del domingo, se generó mucho revuelo en las redes sociales por la aparición de Jano, un oso que fue anunciado por algunas cuentas como mascota oficial de Boca. Sin embargo, los dirigentes ahora se esfuerzan en decir que no cuenta con el aval del club pese a que lo produjo la empresa Torneos, licenciataria de estos productos xeneizes.

 

 

¿Qué ocurrió? Según pudo confirmar Doble Amarilla, Torneos empezó a comercializar y difundir a un pequeño oso conocido como Jano. La mascota, además de generar controversia en el Xeneize, provocó burlas en River, donde hicieron una asociación con el "Oso" de su plantel, Lucas Pratto.

En diálogo con Doble Amarilla, diversas fuentes de la dirigencia del club azul y oro negaron que sea una mascota oficial. Además, indicaron que los abogados del club llevarán acciones legales contra el licenciatario por la comercialización. ¿Cuál es la empresa que vende los peluches? Desde Boca, su gerente general, Lucas Labbad, curiosamente aseguró a este medio no saber cuál es la empresa. Sin embargo, otras fuentes confirmaron que se trata de Torneos, casualmente la empresa que tiene el mismo derecho licenciado por River Plate.

Mediante un comunicado, Boca aclaró que "se ve en la obligación de aclarar que no hizo ninguna búsqueda ni selección de mascota para representar al club ni está en sus planes tenerla. Como acostumbra con múltiples productos, Boca cerró un acuerdo con un licenciatario para realizar muñecos de peluche con su camiseta, pero de ninguna manera uno de ellos se convertiría en la mascota oficial. Los responsables del club ya se contactaron con la empresa licenciataria y el tema se encuentra en manos de los abogados de la institución".

 

 

 

 

Por lo pronto, dirigentes e hinchas del Xeneize tienen bronca por la aparición del simpático muñeco, con el que inclusive Daniele de Rossi, Eduardo Salvio y Frank Fabra se sacaron fotos a pedido del licenciatario. De la otra vereda, mientras tanto, aprovechan para cargar a Boca por la aparición del oso. Sencillamente insólito.