(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Tras marcar el primer tanto del partido con Godoy Cruz en el Cilindro de Avellaneda, Lisandro López se juntó con sus compañeros y, acto seguido, corrió a abrazar a Eduardo Coudet.

El espaldarazo del emblema y capitán del equipo académico, que marcó tras una gran asistencia de Darío Cvitanich, representa todo un símbolo en medio del escándalo vivido en la Academia por Ricardo Centurión, que fue marginado a Reserva tras negarse a ingresar y empujar al 'Chacho' en el encuentro con River que tuvo lugar en el Monumental.

Luego del triunfo, el 'Chacho' se refirió al tema pero muy elípticamente: "¿El abrazo con Licha? Estamos bien, estamos muy bien. Vamos a ir hasta el final. A mí no me tienen por qué apoyar. Me apoyan todos los días, se brindan todos los días y vamos a pelear".

"Necesitábamos jugar bien y lo hicimos, más que nada en el primer tiempo. Tuvimos la intención de ir siempre porque estaban los espacios... Cerramos una muy buena noche", concluyó el DT de Racing.

 

FOX Sports Argentina on Twitter