(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Rosca full time por un tema que precisa definición inmediata y en el que nadie aún sabe que pasará. Estaba programado para este domingo 19 de enero y es el único partido que queda "adeudado" de las primeras 16 fechas de la Superliga, que se disputaron en 2019. 

Ese partido, que debe jugarse en el Estadio Libertadores de América, fue postergado en su momento porque River ese mismo día jugó la final de la Copa Libertadores, en Lima ante Flamengo. Rápido, se fijó el 19 de enero a las 19:10 como fecha y horario, con la idea de comenzar el reinicio del certamen sin deudas pendientes.

Ahora, con esta intención de la mayoría de los clubes de la Superliga de retrasar el inicio del torneo una semana, también está la chance de que este partido se vuelva a reprogramar. Y eso cae de distintas maneras en los dos protagonistas.

Así como Marcelo Gallardo calificó de "Papelón" esa posibilidad, del lado de Independiente son ambiguos y no ven con malos ojos retrasar el juego, para darle más horas de vuelo al equipo de Lucas Pusineri. 

Según pudo saber "Doble Amarilla", hubo charlas entre los dirigentes y hay dos posturas bien claras. El 'Rojo' pretende seguir la línea del resto del certamen y, si es necesario, postergar que le permitiría al Rojo tener una idea de juego más afianzada, del lado del "Millo" la postura pública es encolumnarse detrás del DT, que pidió jugar como estaba previsto.

En tanto, AFA publicó esta tarde un tuit con el aviso del partido: en el mismo detalló la fecha y los árbitros que impartirán justicia en el mismo, con Fernando Rapallini a la cabeza. Sin embargo, omitió un importante detalle: la fecha.

 

 

Esta disputa se dirimirá el próximo miércoles o jueves en la reunión de Comité Ejecutivo de la Superliga. Allí, el cuerpo tomará la decisión con la venía de la mayoría. Ya advirtió Gallardo: "Va a haber mucha contra"; en una frase que hizo recordar a la "Guardia Alta". ¿Le darán el gusto al Muñeco o el Rojo tendrá unos días de gracia?