(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Durante la mañana del Lunes, Juan Manuel Lugones, Secretario Ejecutivo de APREVIDE, confirmó a través de las redes sociales que se le aplicará el derecho de admisión a los jefes de la barrabrava de Estudiantes de La Plata. Algo que quedó oficializado con la firma del propio Lugones de la resolución que así lo dispone. El anuncio se ancla en lo ocurrido en el partido que disputaron el 'Pincha' y Santos por Copa Libertadores.

 

Además del acceso a los estadios, la barra tampoco podrá ingresar a los entrenamientos, lugares de concentración del plantel o reuniones de comisión directiva del club. Esta decisión, avalada por el ministro de Seguridad provincial, Cristian Ritondo, involucra a los líderes actuales de la hinchada, los hermanos Tobar (Miguel e Iván), a su predecesor en esa posición, Adrián Sosio, y a otros cinco barras: Gastón Maksut, Mariano Silva, Sebastián Custodio Rodríguez, Franco Demichelli y Luis Alberto García.

La medida es preventiva y tiene vigencia hasta tanto no se expida en forma definitiva la UFI y J N°3, el juzgado de Garantías interviniente y el juzgado Correccional N°2 a cargo de la doctora Gisela Lemes, del Departamento Judicial de Quilmes. 

“Seguimos el mandato de la gobernadora, María Eugenia Vidal, de luchar contra las mafias en el fútbol. Este es un nuevo paso que damos”, dijo Lugones. En toda la gestión, iniciada en diciembre de 2015, ya hay más de 600 barras de Racing, Independiente, River, Gimnasia LP, Tigre, Banfield, Lanús, Temperley, Almirante Brown, Los Andes, entre otros, a los que se les dictó la prohibición de concurrencia a las canchas.

En el caso de los barras de Estudiantes, éstos habían sido detenidos en la previa al partido entre su equipo y el Santos de Brasil que se disputó en el estadio de Quilmes, el 5 de abril. En un operativo habían capturado a Miguel e Iván Tobar y ''El Gato'' Sosio, antiguo jefe. En total habían sido unos quince violentos los que fueron detenidos por las fuerzas de seguridad. Todos fueron acusados de resistirse a la autoridad.

Sin embargo, luego de un par de horas, casi todos recuperaron su libertad después de haber sido apresados. En concreto, fueron 15 barras de Estudiantes (8 de ellos pertenecientes a la cúpula "Pincha") los detenidos y liberados por la Justicia de Quilmes. Todos tienen antecedentes penales.

Las detenciones se realizaron en la entrada del Estadio Centenario de Quilmes, donde Estudiantes hizo de local. Al enterarse de lo sucedido, "Los Leales” (nombre con el que se conoce a la barrabrava del club) manifestó su enojo por el operativo descolgando y dando vuelta sus banderas en las tribunas, y dejando un hueco en la popular, donde se suelen ubicar los que fueron detenidos.