(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Gonzalo "Pity" Martínez se marchó a fines del año pasado y dejó un vacío en los corazones riverplatenses. El volante, tras su llegada al Atlanta United, no pudo alcanzar el gran nivel mostrado en el equipo de Marcelo Gallardo. Por eso, el entrenador Frank De Boer decidió que no lo tendrá en cuenta.

Según informó César Luis Merlo, productor de TyC Sports, el jugador no estará entre las prioridades del DT holandés y será cedido a préstamo si algún equipo paga un monto elevado para hacerse de los servicios del Pity.

 

César Luis Merlo on Twitter

 

Ante dicho panorama, la posibilidad de River, contada por Doble Amarilla el pasado 23 de abril, vuelve a hacerse presente en el aire. El Pity se fue de River como un ídolo. Las copas ganadas, sus goles a Boca y el histórico “tercero” en la final de la Libertadores lo ponen en un peldaño altísimo en la historia del club de Núñez. Su presente en el Atlanta no es el que esperaba. Tras acordar su pase a la MLS (hay que recordar que pese a anunciarse el 9 de diciembre, el jugador estaba vendido desde el 16 de octubre) y a días de viajar a USA, Martínez se enteró que el “Tata” Martino no iba a ser su entrenador en el Atlanta. Ese ya fue un golpe. Y Frank de Boer, actual DT del equipo estadounidense, no logró sacar lo mejor del diez que aún no llega a demostrar su potencial en su nueva liga. 

Además, según confirmaron desde el entorno familiar a Doble Amarilla, el Pity no termina de adaptarse a la distancia. Lejos de invadir la privacidad del jugador, sí vale la pena explicar los motivos con un poco más de detalle. En el segundo semestre del año pasado (antes de firmar con Atlanta), el Pity se había separado de Priscila Ventura, su pareja y madre de su hija Pilar. Pero a principio de año se reconcilió y la pareja contrajo matrimonio en el registro civil de la Comuna 8, en Villa Lugano. Su mujer y su hija por el momento viven en Buenos Aires y esa distancia le es muy difícil de llevar, según relatan desde su entorno.

El vínculo de Marcelo Gallardo con Martínez fue siempre excelente, casi paternal dicen algunos. La historia en River es conocida: el técnico confió siempre en el jugador, lo potenció pese a la resistencia inicial del público y lo convirtió en ídolo y artífice central en todos los títulos. Lo que pocos saben es que el DT y su ex jugador hablan todas las semanas y más de un día a la semana. En esas charlas, empezó a surgir la idea de por qué no pegar la vuelta ante este contexto. Es más, según pudo saber Doble Amarilla de fuentes riverplatenses, Gallardo le hizo saber a los dirigentes que concentren esfuerzos en “la vuelta del Pity”.

¿Qué dicen desde la representación del jugador? Dado el corto tiempo que lleva lejos de River, consideran imposible pensar en una posible vuelta. Más allá de que el contexto económico que rodea al Millonario no acompaña para meditar un regreso de Martínez, lo cierto es que han pasado muy pocos meses desde que el ex Huracán dejó el fútbol argentino. ¿Dónde terminará el Pity?