(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Hermes Desio, Coordinador de Divisiones Inferiores de AFA, habló en exclusiva con Doble Amarilla sobre el momento y el proyecto en las juveniles. Además de referirse a los objetivos, puso el foco en la correcta alimentación: "Hay que ver si el chico está comiendo bien, sabemos que la situación del país no es la mejor".

Además, se refirió a la abultada derrota en la final del Sudamericano Sub 17 que se desarrolló en Perú, donde el equipo de Pablo Aimar se consagró campeón aunque cayó por 4-1 ante Ecuador: "Cuando escuché que había versiones que indicaban que chicos de 16 o 17 arreglaron el partido, dije 'estamos muy mal de verdad'"expresó.

 

LA ENTREVISTA COMPLETA, A CONTINUACIÓN:

- DOBLE AMARILLA: ¿Cómo se encuentran las categorías de las juveniles en Argentina?

- HERMES DESIO: Estamos muy contentos con el desarrollo de lo que se viene haciendo y de lo que podemos seguir haciendo, que es más importante. Las perspectivas que tenemos son sumamente amplias por todo lo que nos jugamos, así que desde ese punto de vista estamos muy contentos. Podemos seguir haciendo lo que pretendemos y quizás eso sea lo más importante, que todo el proceso no se ha detenido, algo que no pasaba.

 - DA: ¿Cuáles son los objetivos con todo ya funcionando normalmente?

- HD: El objetivo final pasa porque estos chicos que están ahora en las Juveniles el día de mañana puedan pasar tanto por la Sub-20 como por la Mayor, ese es el objetivo principal cuando vos trabajás con chicos. Ahora, si vamos al plano deportivo, lo que tenemos a priori es el Mundial Sub 17 y el Sudamericano Sub 15. Cuando trabajas con chicos, insisto que el objetivo final siempre es tratar de ayudar en su formación y de que lleguen a su sueño, que es esa etapa final tanto de jugar en un Sub 20 como por supuesto en la Selección Mayor.

- DA: Teniendo en cuenta la mala situación actual del país, ¿se ha modificado en algo el tema de la formación y reclutamiento en cuanto a los clubes? Porque algunos coordinadores hablaban de alguna probabilidad de mala alimentación o de la imposibilidad de transportarse...

- HD: No he tenido ninguna novedad por parte de los clubes, particularmente nosotros no lo estamos sufriendo ese problema y más o menos seguimos de la misma manera. Reclutamos de la misma manera y seguimos jugando partidos internacionales, que también es muy importante en cuanto a los viajes. Después hay cosas puntuales que hay que investigar en cuanto a ver si el chico está comiendo bien en su casa, si el chico se puede mover de manera individual, pero bueno, eso ya es otro punto. La situación del país sabemos que no es la mejor, entonces seguramente habrá que hacer hincapié mucho más en esas situaciones.

- DA: En el 2001, hubo un éxodo de muchos juveniles, algunos que ni siquiera llegaron a jugar en la Argentina... ¿temen algo similar?

- HD: Hoy no te puedo responder eso. Sabemos que hay muchísimos chicos que se fueron en aquel año y que hay muchos repartidos por el mundo. Encima nos pasa que hay muchos que sabemos que están por allí, pero que no contamos con la información de si tienen pasaporte argentino por ejemplo. Hoy decirte que va haber una migración no lo sé. Desde luego que uno no está ajeno a la situación del país y sabemos que puede llegar a ocurrir porque escuchás a la gente que te dice “me voy porque acá no tengo futuro”, pero es difícil decir si puede suceder eso o no.

- DA: Te pregunto por Placente y Aimar, sobre todo después de lo que pasó en el Sub-17 donde Pablo terminó bastante enojado a pesar de haber salido campeón...

- HD: A todos nos enojó la situación y la manera en la que terminó todo. Fue una pena terminar así, porque los chicos realmente merecían ser campeones por todo lo que habían hecho y fue todo muy loco: cómo arrancamos, como continuamos, cómo clasificamos al hexagonal y como terminó, pero eso no debe empañar lo que habían hecho los chicos. Ellos son muy competitivos y les molestó mucho la manera en la que terminó todo. Después uno trató de concientizarlos de lo que habían logrado que es ni más ni menos que un título en el plano deportivo y que no tenía por qué estar enojado de esa manera. Además, yo creo que un resultado no puede empañar un proceso.

- DA: ¿Le pareció una locura que alguno crea que un chico de 16 o 17 años puede arreglar un resultado?

- HD: Eso lo escuché y lo primero que dije fue 'estamos muy mal la verdad'. Yo,en ese momento, escuché de todo, pero vos pensá esto: nosotros, cuando armamos este proyecto con Verón, lo armamos a través de los valores, entonces vos ponete a pensar si nosotros haríamos esto, es impensado, es imposible. Estamos hablando de chicos de 16 años, es una locura. Lamentablemente se dio de esa manera, pero analizá el partido puntualmente: los chicos ganaban 1 a 0 y eran campeones, tuvieron 5 minutos fatales que fueron una locura y temieron por no poder lograr el título, no fue más que eso. Tienen 16 años, es imposible pedirles que puedan llegar a racionar en momentos tan delicados. No lo hacen los jugadores de Primera, imagínate los chicos a esa edad, es totalmente una locura.