(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Ángel Di María fue uno de los "históricos" que planeaba su retorno a la Selección Argentina para los amistosos de marzo ante Venezuela y Marruecos.

Si bien fue incluído en la nómina de convocados por Lionel Scaloni, el 20 de marzo, dos días antes del primer encuentro pactado, debió ser desafectado de la Selección por una lesión muscular del recto anterior izquierdo.

Este domingo, "Fideo" subió una imagen en su cuenta de Instagram en la que se lo ve entrenando con la indumentaria Albiceleste. "El fútbol continúa y siempre te da una revancha. Gracias Dios por darme la posibilidad de poder vestir la camiseta más importante del mundo", escribió.

 

Las lesiones a Di María lo persiguen desde hace bastante. Con la Sub 20 en 2007 se lesionó en la semifinal ante Chile, que no le permitió presenciar la final.

Luego, quizás se encuentra la lesión más recordada y dolorosa de su carrera. En Brasil 2014, cuando tenía un papel protagónico en la Copa del Mundo y tras convertir el gol agónico en octavos ante Suiza, no pudo finalizar el encuentro por cuartos de final por un desgarro que lo marginó por el resto del certamen.

Un año después, la misma historia. En la final de la Copa América ante Chile y tras correr 40 metros, no aguantó más y se sentó en el piso por un dolor en la parte posterior de la pierna derecha. Y en la Centenario de 2016, de nuevo, abandonó el campo en el primer tiempo ante Panamá y no volvió hasta la final.

En las Eliminatorias para Rusia, sufrió molestias en un partido ante Bolivia y también, más al final, contra Venezuela.

Por último, el año pasado, por estas fechas y en un amistoso con Italia, el rosarino terminó con una mialgia en la cara posterior del muslo derecho. El final, el mismo: desafectado para el resto de la gira. ¿Tendrá revancha esta vez el "Fideo"?