(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Fue una noche caliente en La Bombonera. Más allá del 1-1 y del duro partido, el VAR dejó tela para cortar. A instancias del videoarbitraje se anuló el gol de Lionel Messi que hubiese significado el 2-1 para la albiceleste. La jugada se anuló por una falta -existente- en el inicio de la misma y Messi estalló: "Ya nos cagaste dos veces", le dijo el capitán Argentino al árbitro brasilero Raphael Claus.

Indudablemente, la aplicación del VAR estuvo bien en esa jugada. La falta existió. Lo que sí es para discutir es el criterio. Más cuando en el mismo partido existe la jugada de Ángel Romero en la que se lesiona gravemente Exequiel Palacios.

TyC Sports on Twitter

 

En la jugada, Claus no advierte nada. Pero, en la repetición, se ve clara la manera de saltar, artera, de Ángel Romero, con las dos rodillas en velocidad sobre la espalda del jugador del Bayer Leverkusen. Sin embargo, el VAR no llamó a Claus. ¿Debería haberlo hecho?

La calentura de Scaloni y de todos los jugadores de la Argentina se vio clara. Y trajo a la memoria, lo sucedido en el partido semifinal ante Brasil, cuando también la Albiceleste reclamó la acción del VAR en un claro penal sobre Otamendi, que el VAR no advirtió. Después, el propio Messi fue expulsado a instancias del VAR en el partido por el tercer puesto ante Chile.

Ahora, desde AFA, esperan el audio del VAR para saber qué se tuvo en cuenta para juzgar el foul sobre Palacios, el gol anulado a Messi y otras acciones que no merecieron revisión de la tecnología. Cuando salgan los audios de Conmebol, quizás queda más claro el criterio.