(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) El Mundial de Francia para la Selección Argentina comenzó con un punto histórico frente a Japón, el primer punto mundialista para las futbolistas, las chicas, "las pibas". La fuerza, la garra y la unión del grupo se plasmó en el campo de juego y el equipo se acopló y todas se sacrificaban por el mismo objetivo: lograr algo histórico tras dos mundiales en los que el único resultado fueron derrotas.

El punto ante Japón fue más que una unidad que se sumó a una tabla de posiciones en un grupo por la lucha en un Mundial. Fue "de oro", tal como lo afirma Miriam Mayorga en diálogo con Doble Amarilla. La volante de la Albiceleste, oriunda de Bariloche, sabe de sacrificios: dejó su ciudad para cumplir sus sueños en Buenos Aires, de recibirse como médica y, además, de brillar en el fútbol.


- Doble Amarilla: ¿Cómo está el grupo para el partido frente a Inglaterra? ¿Qué les dice el entrenador?
- Miriam Mayorga:
Estamos bien, recuperándonos hasta ayer que tuvimos el entrenamiento. El primer partido fue bastante exigente así que, tratando de entrenarnos todas en conjunto, viendo videos con el entrenador. Analizamos a Inglaterra y los detalles que tuvimos nosotras contra Japón.

 

- DA: ¿Cuánto significó el punto que ganaron frente a Japón?
- MM:
El punto que sacamos ante Japón fue un punto de oro, era un gran desafío que teníamos todas, sumado a que este era el debut y el primer Mundial de la mayoría, eran muchos ingredientes que hacían importantísimo al partido así que para nosotras significó un montón.

 

- DA: Ante Japón mostraron un gran carácter y jugaron un buen partido, ¿además de lo táctico influyó la lucha que llevaron ustedes fuera del campo?
- MM:
Creo que además de lo táctico hay un montón de cosas que están en juego, más allá de una lucha que está por afuera, y a veces se te pueden dar o no las cosas en el partido. Sin dudas, creo que fue más concentración, obediencia al cuerpo técnico y la unión del grupo.

 

- DA: ¿Cómo las acompaña la delegación que viajó con ustedes?
- MM:
Bien, la delegación siempre están. Las 24 horas todos los días están a disposición de cualquier necesidad de cada jugadora, acompañándonos en lo que necesitemos, así que muy bien.

 

- DA: ¿Cómo comenzaste en el fútbol? Sabemos que además estudiaste, cómo combinaste ambas cosas?
- MM:
Al fútbol jugué desde chiquita, más de grande jugué en los equipos de Bariloche. Después me ofrecieron venir a Buenos Aires y en paralelo a estudiar una carrera (medicina): esos fueron los dos motivos por los cuales decidí mudarme. Fue mucho sacrificio porque tuve que administrar los tiempos que valían oro para mi de estudiar, entrenar, de dormir poco, de alimentarme más o menos. Fue un sacrificio de seis años que duró la carrera y hace poquito me pude recibir. Cuando las cosas lindas llegan me doy cuenta que vale la pena todo lo que hice.